13 de abril de 2013 / 05:31 p.m.

Monterrey  • Para Gruma, este domingo 14 de abril, cuando se celebren elecciones en Venezuela, el resultado de los comicios será determinante para reanudar las negociaciones sobre el futuro de los activos de la compañía regiomontana expropiados en ese país en el 2010.

Analistas de la casa de bolsa Ve por Más plantean dos escenarios: El primero, si Maduro gana la elección, el impacto para Gruma sería de neutral a negativo, mientras que si Henrique Capriles gana, le representaría un mejor escenario para reanudar las negociaciones.

En mayo de 2010 el entonces gobierno de Hugo Chávez expropió las operaciones de esta compañía en ese país, las cuales representan el 15.7 por ciento de las ventas totales con 10 plantas productoras de harina de maíz y harina de trigo.

Desde aquel año la empresa se encuentra en negociaciones con el gobierno venezolano buscando obtener una compensación por los activos sujetos a expropiación, señalan analistas de la casa de bolsa Ve por Más.

Hasta la fecha el control y manejo de la empresa sigue siendo de Gruma ya que el gobierno tiene poca presencia y no ha tomado el control de las operaciones. Gruma sigue consolidando resultados desde entonces.

La correduría ha establecido un precio objetivo de 47.1 pesos por acción, el cual implica una baja de 12.7 por ciento.

Para las operaciones de Gruma en Venezuela existen dos resultados posibles a causa de las elecciones: El primero, en caso que Maduro gane las elecciones (implicación de neutral a ligeramente negativa), las negociaciones de expropiación continuaran, y vemos posible que el control y manejo por parte del gobierno aumente y se vuelva más radical ante la demostración de su “chavismo” y legitimidad de su gobierno.

La casa de bolsa, considera en un segundo escenario, sería un cambio de gobierno, el cual podría afectar positivamente a la emisora, ya que el candidato presidencial Henrique Capriles se comprometió a desarrollar un gobierno que no ponga frenos a la inversión, y que no se basará en la expropiación y la confiscación de la propiedad privada sino “en trabajar juntos”, el Estado y la empresa privada, por la consolidación de la economía del país”.

En ambos escenarios, la primera implicación sería psicológica (neutral a ligeramente negativa con Maduro y positiva con Capriles), mientras que la fundamental sucedería hasta tener mayores detalles sobre la nueva relación entre Gruma y Gobierno.

Por su parte, Monex, casa de bolsa estima resultados financieros débiles de Gruma al primer trimestre de este año.

En tanto que el EBITDA también estaría en la misma línea de menores ganancias.

Gruma al cierre del cuarto trimestre de 2012 registró resultados financieros débiles en Venezuela, al caer sus ingresos 2 por ciento.

Gruma en los últimos dos años ha enfrentado resultados financieros débiles en el país sudamericano.

ESTHER HERRERA