21 de agosto de 2013 / 01:55 p.m.

 México  • Por segunda ocasión en lo que va del año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) bajó su previsión de crecimiento económico para 2013, esta vez hasta 1.8 por ciento, desde el 3.1 por ciento previo.

Así lo dio a conocer en conferencia de prensa en Palacio NacionalFernando Aportela, subsecretario de Hacienda, quien detalló que el menor pronóstico de crecimiento de la economía se basa en los choques transitorios que tuvo el país durante el primer semestre del año.

El funcionario indicó que, pese a la reducción del pronóstico de crecimiento, el gobierno federal no prevé una disminución en el gasto público; por el contrario, éste se encuentra de acuerdo con lo programado y hasta el momento no hay ningún ajuste. En este sentido, explicó que en el primer año de cualquier administración el calendario del gasto es distinto, debido a que la mayor parte del mismo se ejerce en la segunda mitad.

Por otra parte, Aportela detalló que entre las circunstancias que provocaron la desaceleración de la economía en los primeros seis meses del año, se encuentra la disminución en la demanda externa, la cual inició en 2012; además, indicó que la apreciación del tipo de cambio real que se observó hasta mayo pasado terminó por restar dinamismo a las exportaciones nacionales.

Sin embargo, el funcionario confió en que la segunda mitad de 2013 será mejor, derivado de un mayor desempeño en el gasto público, aunado a una aceleración en el crecimiento de la economía mundial, principalmente de Estados Unidos.

Así, Aportela centro gran parte de sus expectativas de crecimiento económico en el segundo semestre del año en un mayor dinamismo de la primera economía del mundo, especialmente en la producción industrial, ya que en la medida que ésta muestre un mejor desempeño, la producción nacional se verá beneficiada.

En consecuencia, el funcionario de Hacienda previó un aumento en la demanda interna, favorecida por la expansión continua del empleo y del crédito bancario en México, así como en los niveles de inversión pública.

Por otro lado, el funcionario aseguró que México tiene oportunidad de seguir creciendo en el mediano plazo a tasas más adecuadas y de forma sustentable. Esto basado en que la nación tiene sólidos fundamentos económicos, como son finanzas públicas sanas, manejo responsable de la duda pública —con niveles bajos de endeudamiento—, un adecuado índice de confianza del consumidor, sistema financiero sólido con altos niveles de capitalización y baja morosidad.

OTRAS PERSPECTIVAS

En el último mes, al tomar como argumento una mayor profundidad en la desaceleración durante el segundo semestre, varias instituciones decidieron modificar sus previsiones de crecimiento para la economía mexicana, entre ellas destaca la del Banco de México, que desde un previo de entre 3 y 4 por ciento, la redujo a entre 2 y 3 por ciento.

Asimismo, BBVA Bancomer bajó su pronóstico, de 3.1 por ciento a 2.7; Banamex hizo lo mismo, desde 2.7 a 2.0 por ciento; Santander la ubicó en 2.2, desde un 2.6 por ciento, y Bx+ la redujo del 3.5 anterior a 2.7 por ciento.

Banorte-Ixe también revisó sus previsiones, y ahora estima que el PIB crecerá 2.4 por ciento; mientras que Barclays estima un alza de 1.4 por ciento y JP Morgan de 2.4 por ciento.

Asimismo, organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y la Cepal estiman un crecimiento del PIB mexicano de 2.9 y 2.8 por ciento, respectivamente.

Por último, la encuesta quincenal de Banamex, publicada después del anuncio de Hacienda, arroja que el promedio en las estimaciones de crecimiento disminuyó hasta 2.3 por ciento, desde el 2.7 por ciento previo.

Claves

Peor desempeño

- El producto interno bruto tuvo su peor desempeño desde 2009, luego de que el INEGI revelara que la economía tuvo una caída trimestral de 0.75 por ciento.

- Es la segunda ocasión en el año en que el gobierno federal toma la determinación de recortar su pronóstico de crecimiento económico; en la primera ocasión hizo una adecuación de 3.5 a 3.1 por ciento, y en ésta lo colocó en apenas 1.8 por ciento.

- Por la profunda desaceleración durante el primer semestre, la encuesta que elabora Banamex señaló que el promedio de previsiones quedó en 2.3 por ciento, cuando el último reporte arrojó un consenso de 2.7.

— SILVIA RODRÍGUEZ Y BRAULIO CARBAJAL