SAÚL RODRÍGUEZ | @ELTOROSPORTS
1 de noviembre de 2016 / 10:09 a.m.

El delantero francés de Tigres, Andy Delort, habló para el reconocido medio www.ouest-france.fr en donde tocó diversos temas, entre ellos, su adaptación a México y su futbol, sobre la afición regia; incluso, comparó el balompié azteca con el galo.

¿Cómo ha sido tu adaptación en el futbol mexicano?
Sólo he jugado tres partidos como titular (dos en la Liga de Campeones de la CONCACAF, uno en la Liga). También tuve un montón de cambios qué asimilar, entre la adaptación de un nuevo país, un nuevo club, un nuevo estilo de juego, un nuevo idioma también, incluso, comienzo a hablar español. Cuando esté al 100%, los aficionados entenderán lo que realmente puedo aportar al equipo. Estoy en un 60-70%.

¿Es un alivio tu primer gol en Liga?
Sí, era importante para mí para demostrar que yo estaba allí. El primer gol en un club siempre es importante. Esta es la manera de mostrar lo que puedo aportar al entrenador, y también a mis compañeros de equipo. Tenía que ser un alivio, especialmente porque no había anotado en liga. Mis compañeros estaban felices y estoy entrenando como loco.

En términos de estilo, ¿en qué se diferencia el futbol mexicano del francés?
Soy un jugador que le gusta devorar el espacio, y estaba acostumbrado a jugar en equipos que sufrieron, excepto con el club de Tours bajo la dirección de Olivier Pantaloni. Aquí, el futbol es menos vertical, se juega más en áreas pequeñas. El entrenador (Ricardo Ferretti) me hace trabajar. He aprendido mucho con él, corrige mis acciones, insiste, me hace repetir.

¿La competición es más fuerte en Tigres que en el Caen?
No podemos comparar. Los Tigres tienen un equipo completo con jugadores internacionales. En mi posición tengo pelea con André-Pierre Gignac, con el internacional mexicano Javier Aquino o el argentino Ismael Sosa, un súper jugador.

¿Cómo es tu vida cotidiana en México?
Es un placer. México es un país maravilloso. Dedé me había dicho, me dijo que la gente era amable y estoy realmente impresionado por su amabilidad. La semana pasada mi padre vino a verme. Él no habla ninguna palabra en español, y estaba atascado en el estacionamiento con el parquímetro, ya que no podía pagar con tarjeta. Fue una vergüenza ver a una señora detrás de él y no se impacientó como podría ser el caso en Francia. Después de que ella vio que estaba conmigo me pidió fotografías. Aquí si me detienen para una foto, luego me tengo que tomar veinte o treinta más. Esta ciudad está loca por el futbol.

Cuéntanos un poco de esa pasión...
La gran diferencia es que aquí a todos les gusta el futbol. Es extraordinario, incluso, los fans de Rayados me piden fotos. Me dicen que a pesar de la adversidad, que aman el futbol por encima de todo.

¿Lamentas haber dejado al Caen?
Fue complicado. Sé que los aficionados piensan que me fui por el dinero, pero eso no es todo. Hay muchas cosas que las personas desconocen. Pero no quiero dar más detalles. Realmente gracias al Caen por confiar en mí.