GERARDO SUÁREZ
29 de mayo de 2015 / 09:39 p.m.

Rafael Sobis se robó la atención en el semestre. Pero el hombre del momento en Tigres no quiere que el sueño termine aquí. Porque el delantero ya tiene claro hacia donde quiere llegar con los felinos y esto incluye levantar la Libertadores en el verano.

El dorsal 9 no oculta el gusto por formar parte de la institución. Ya en su natal Brasil, no sólo dejó en claro que estar con los felinos lo ha hecho revalorizarse como jugador, sino que está más que contagiado con el ‘mundo tigre’. La prueba está que es ya una referencia del Auri.

“Siempre hay tiempo para adaptarse, pero el futbol es muy rápido, vas hacia delante, tratas de no errar tanto. Después empecé a jugar bien, quitar el miedo. Tuve la oportunidad de vivir un gran momento y ahora hago mucho en el equipo. Tiro las faltas, tengo una importancia en el equipo y es algo difícil de lograr en cinco meses. Estoy en el mejor momento de mi carrera. Físicamente, en la cabeza, todo. No lo esperaba”, expresó Sobis a SportTV.

Pero el atacante tampoco se olvida que detrás tiene un equipo. Y, antes de enfrentarse al temible Inter de Porto Alegre, ‘Rafita’ deja en claro que toda la plantilla tiene en la mente ganar la Copa Libertadores.

“La expectativa ahí está y hacerlo sería un sueño para México. (Tigres) es un equipo que sabe lo que quiere. Hay que tener cuidado. La ‘torcida’ (afición) es la mejor de México. Ahí están en el estadio y ahora en la Libertadores también estaban presionando”, agregó.

El pasado por el ‘Colorado’ invita al morbo. Sobis fue dos veces Campeón del certamen sudamericano con el junto porteño y el hecho de regresar a la que fue su casa ha prendido en el entorno escarlata. ¿Festejarle un gol al equipo que defendió con gallardía?

Buena pregunta. Hice uno jugando para Fluminense y no lo celebré, pero ahora ha pasado el tiempo. Defiendo otros colores y sí voy a celebrar. Va a ser muy importante para los Tigres y sería una falta de respeto para los aficionados no hacerlo”.

Aquel tanto lo hizo en el 2011 y fue precisamente en el Estadio Beira Río, sede del Internacional. Curiosamente, el ‘Flu’ consiguió un triunfo de 2-1 y, antes del encuentro, ‘Rafita’ fue ovacionado por los 38 mil asistentes. Una vez que el balón comenzó a rodar, fue abucheado todo el encuentro.