ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
1 de noviembre de 2016 / 03:24 p.m.

Tigres ha conquistado sus campeonatos de torneos cortos en torneos de Apertura y en el mes de diciembre, algo que puede volver a repetirse en esta campaña y el sólo hecho de pensar en eso ilusiona a Damián Álvarez.

El “Enano” dijo que el objetivo de volver a festejar un título está en cada torneo, pero si en este Apertura 2016 se vuelve a dar será muy bonito el repetir lo que se hizo el 11 de diciembre del 2011 y posteriormente el 13 de diciembre del 2015.

“Esas coincidencias uno siempre quiere que se den, más en esta parte del año. Tenemos en puerta todo para encaminarnos a eso, siempre con la conciencia y la necesidad de saber que los otros equipos también buscan lo mismo.

“En estos momentos nadie te va a regalar nada y en la Liguilla tampoco, los márgenes de error son cada vez más pequeños y buscaremos encaminarnos lo mejor posible, ir a buscar el título porque no hay otro objetivo en estos momentos que poder repetir esas historias y momentos de los dos campeonatos”, expresó el extremo izquierdo de los felinos.

Tigres volvió a festejar un campeonato tras 29 años de sequía en el 2011 y coincidentalmente para el presente torneo la Final está programada para el 11 de diciembre, misma fecha que aquella vez cuando vencieron al Santos en la cancha del Universitario bajo un clima muy frío y lluvioso.

Con la clasificación ya asegurada, ¿al equipo lo ves listo para encarar la Liguilla?
“Nosotros siempre tenemos que estar listos para todo, falten dos jornadas o más, siempre hay que estar atentos y pendientes de todas las situaciones. Si hoy terminara el torneo y empezara la Liguilla el equipo tiene que estar preparado para jugarla.

“Ojalá que estos dos partidos que faltan podamos encontrar, o terminar de encontrar, ese punto fuerte, esa consolidación y confianza para encarar lo más importante”, señaló Álvarez tras el entrenamiento de este martes realizado en La Cueva de Zuazua.

Tras el empate en el Clásico Regiomontano 109, Damián Álvarez dijo que se debe aprender que cuando se tiene al rival dominado se le debe vencer, porque al no hacerlo puede suceder que te saquen la victoria.

“Hubo una paridad justa, donde hubo dos momentos del equipo, siento que Monterrey arrancó jugando el partido sabiendo que era su última oportunidad para clasificar, en los primeros 30 minutos lo hizo muy bien y nosotros estuvimos desorientados en ese sentido.

“Quizá hicimos el gol cuando menos lo merecíamos, eso golpeó un poco a Monterrey y a partir de ahí se aclaró el panorama para nosotros, arrancamos el segundo tiempo con una intensidad y actitud distintas, tuvimos para aumentar el marcador y en el momento donde no terminas de golpear al rival viene esa jugada fortuita del empate y ahí se emparejó todo”, precisó.