4 de marzo de 2013 / 11:31 p.m.

Son los ricos quienes más se benefician de la tasa cero en medicinas y alimentos, mientras los pobres ni siquiera lo pagan debido a que "viven del autoconsumo y subsistencia", dijo Jonathan Heath, vicepresidente del Comité del Indicado del instituto.

 

Ciudad de México • La posible aplicación del IVA a medicinas y alimentos tendría un efecto temporal y de una sola vez sobre la inflación, y después de ello los precios volverían a su inercia anterior, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El vicepresidente del Comité del Indicador IMEF, Jonathan Heath, sostuvo que son los ricos quienes más se benefician de la tasa cero del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en medicinas y alimentos, mientras los pobres ni siquiera pagan este gravamen debido a que "viven del autoconsumo y subsistencia".

En rueda de prensa, consideró que las clases bajas son las que podrían resultar perjudicadas en el corto plazo por una posible aplicación del IVA a medicinas y alimentos, pues los precios de estos productos aumentarían de forma temporal.

No obstante, dijo, a este sector de la población se le podrían otorgar algún tipo de beneficios a través de programas de gasto sociales dirigidos y enfocados para evitar el impacto del IVA el cual, subrayó, "sería algo que habría que vigilar".

En la presentación del Indicador IMEF del Entorno Empresarial Mexicano (IIEEM) con datos a febrero, Heath se refirió a este tema luego que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quitó de sus estatutos los candados que le impedían discutir la aplicación del IVA en medicinas y alimentos.

Destacó que una eventual aplicación del IVA a estos productos si va a tener un impacto sobre la inflación, pero este fenómeno será temporal y de una sola vez, pues luego de este ajuste los precios al consumidor regresarán a la inercia que tenían anteriormente.

"Si se aprueba la reforma fiscal, el Banco de México (Banxico) no va a interpretar esto como un shock permanente sino pasajero, y no va a estar demasiado preocupado; obviamente va a vigilar que no tenga efectos secundarios, pero tampoco creo que sea la parte más preocupante de esta reforma", opinó.

De acuerdo con el economista del IMEF, el aspecto político es la parte más preocupante en este tema, pues aunque los principales partidos suscribieron el Pacto por México, hay que tener cuidado en los acuerdos que éstos hagan en la discusión de dicho gravamen.

Por otra parte, consideró que si bien la eventual aprobación del IVA en medicinas y alimentos puede dar ingresos adicionales al gobierno federal "tampoco va a ser la panacea", ya que se calcula que daría una cantidad similar al subsidio otorgado el año pasado a las gasolinas, el cual fue de unos 222 mil millones de pesos.

No obstante, sostuvo, con una medida de este tipo se empezará a ordenar el sistema fiscal y evitar los desequilibrios y injusticias que actualmente tiene, toda vez que hay grandes empresas de alimentos que no pagan IVA y a las que el fisco regresa inmensas cantidades, ya que tienen este impuesto a su favor y lo están declarando.

"Esa parte de alimentos y medicinas, más que ser algo que nos va a solucionar el problema de una baja recaudación, va a ser el ir transitando hacia un sistema mucho más equitativo, más justo y no con estas grandes distorsiones que tiene", expuso.

Sobre los cambios que el PRI también aprobó en sus estatutos para permitir mayor al capital privado en Petróleos Mexicanos (Pemex), resaltó que una reforma en este sentido puede detonar más inversiones en el sector energético, y generaría un círculo virtuoso de mayor crecimiento económico y recaudación fiscal.

Heath indicó que no es lo mismo abrir el sector energético hacia la inversión privada que privatizar, "creo que nadie está en favor de la privatización, y creo que queda claro que Pemex no va a estar cerca de una situación de privatización, igual que el sector eléctrico".

Sin embargo, afirmó, las empresas mexicanas del sector energético pueden beneficiarse mucho con la posibilidad de tener inversiones conjuntas con el sector privado para aprovechar el potencial que tiene la economía mexicana.

"Desde el punto de vista económico, tiene todas las ventajas por venir y realmente no veo muchas desventajas grandes o importantes el abrir a este tipo de inversiones que prácticamente todos los países del mundo lo hacen, creo que ni Cuba, somos casi la única excepción", agregó.

NOTIMEX