20 de julio de 2013 / 06:36 p.m.

Monterrey • Las empresas regiomontanas serán sujetas a revisiones permanentes para detectar software pirata, informó Kiyoshi Tsuru, director general de BSA The Software Alliance México.

Explicó que durante los meses de julio y agosto se lanzará una campaña intensiva para detectar empresas con software ilegal, y que de encontrarse, estas compañías pagarían multas de hasta 40 mil salarios mínimos, es decir, un monto cercano a los 2 millones y medio de pesos.

"Estas inspecciones van a estar sucediendo intensivamente en el norte, con particular énfasis en Monterrey, durante julio y agosto. Aunque en Monterrey hay una campaña permanente y a partir de agosto vamos a tener una campaña como la que tenemos en la Ciudad de México, donde semanalmente estamos visitando empresas", dijo.

Explicó que las visitas de inspección son aleatorias y sin previo aviso, y se realizan en colaboración con el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, por lo que enfatizó en que las empresas que se nieguen a la revisión, automáticamente son acreedoras de una multa por oponerse a la inspección; además de que se procede a la clausura del establecimiento.

Tsuru agregó que las consecuencias de usar software ilegal no sólo recaen en multas o sanciones legales, sino que existen otro tipo de peligros.

“Las (consecuencias) más directas, tienen que ver con la cuestión de seguridad, de acuerdo con análisis que hemos hecho en la región hay una incidencia fuerte de virus de malware, robo de identidad en aquellos lugares en donde existe software pirata”.

“Porque a la hora de que bajas software pirata, pues lo bajas con algo más, con un key loger, que va averiguar cuáles son tus contraseñas o tus cuentas de banco”, detalló.

Asimismo, explicó que la BSA tiene un estudio en el que se explica que México es el segundo país en Latinoamérica con altos índices de incidencias por usar software pirata.

Sin embargo, detalló que las condiciones han mejorado en los últimos años, puesto que el procentaje de empresas que usan software pirata se redujo de un 62 por ciento a un 57 por ciento durante el último año; lo que representa pérdidas de mil 200 millones de dólares.

Aunque aún así, el 43 por ciento del mercado, que es legal, no es atractivo para una economía que pretende sobresalir en la producción de software.

"Es difícil que en ese 42 por ciento puedan llegar fácilmente otras pequeñas empresas y vender sus productos, por eso es importante que vayamos liberando al mercado, para que pueda haber cabida a esta generación de empresas", dijo.

En lo que va del año, el IMPI ha realizado más de 400 inspecciones a empresas en toda la República, y para este semestre se espera alcanzar un total de 1000 empresas, detalló.

"La respuesta que nos ha dado el empresariado nacional es muy positiva. Alrededor del 80 por ciento de las empresas que han tenido inconsistencias en su licenciamiento de software están actualmente en proceso de regularización, lo que nos permite confiar que el país seguirá reduciendo sus indicadores sobre el uso ilegal del software", señaló Tsuru.

DANIEL ANGUIANO