MARTHA CEDILLO 
11 de diciembre de 2015 / 12:33 a.m.

Tras el triunfo deTigres sobre los Pumas de la UNAM, la Macroplaza se vistió de amarillo y azul por los miles de aficionados que acudieron al corazón de Monterrey para festejar el inminente título del equipo de casa en el fútbol mexicano.

Con la euforia a flor de piel, familias completas y grupos de amigos dieron vueltas incansablemente al rededor de la gran plaza regiomontana.

No importaba que al otro día sería día laboral, había que festejar la gana ventaja del equipo de San Nicolás de los Garza en el Torneo de Apertura 2015.

Banderas, caras pintadas y cláxones a todo volumen "gritaban" la euforia que se vivía en la ciudad, felicidad que podría sellarse el próximo domingo con el partido de Vuelta, ahora en casa de los Pumas de la UNAM.