16 de julio de 2013 / 01:12 p.m.

México• El sector de juegos y sorteos tiene un valor aproximado de seis mil millones de dólares a nivel Latinoamérica y es uno de los más regulados del mundo, sin embargo, en México, la industria recibe un trato desigual y preferencial en beneficio de aquellas empresas que incumplen la ley.

Así lo considera Beatrice Rangel, presidente de Codere en México, empresa española a cargo de las salas de juego Caliente y Royal Yak, el hipódromo y Granja las Américas, quien afirma que en otros países latinoamericanos, como Argentina, la industria está volcada al mercado turístico y en casos como Buenos Aires existen limitaciones al crecimiento, pues no puede haber ningún lugar con más de 500 máquinas, y por cada una de ellas se debe tener un empleado y por cada dos se debe tener un puesto de bingo.

¿Cómo se encuentra el mercado del juego en Latinoamérica?

Por ejemplo, en Colombia ha tenido un proceso de transformación importante adoptando un modelo que ya no admite máquinas en las misceláneas; ahora deben ser salas destinadas al juego donde no puede haber otra actividad diferente a la gastronomía o entretenimiento en vivo.

En México, ¿cómo ven la regulación?

El estudio más importante del sector en México se realizó en el sexenio del presidente Ernesto Zedillo, pero no sabemos por qué no se puso en marcha. El principal problema no ha sido la ley, aunque ésta puede ser perfectible, el problema ha sido el cumplimiento de la misma porque las autoridades reguladoras no tienen el suficiente personal, no hay fondos ni plazas para ampliarse. El órgano regulador no tiene personal capacitado, instrumentos tecnológicos, incluso se sabe dónde están los establecimientos ilegales, pero no hay recursos para cerrarlos, pues mucha gente está vinculada al crimen organizado.

¿Qué planes de expansión tienen en el mercado mexicano?

Desde que el gobierno federal otorgó la concesión (a CIE) se especificó que se debía construir un centro de convenciones y exposiciones, un hotel y un centro de entretenimiento. Ha habido diversos proyectos para el hotel y el centro de entretenimiento que no han “cuajado” por cuestiones financieras o administrativas, pero hoy el gobierno está más abierto a las inversiones y nos ha ofrecido apoyo para hacerlo, por lo que ya se está trabajando un proyecto para hacer el hotel y el centro de entretenimiento. Se ha evaluado y siempre se ha pensado que no sea con capital de Codere, sino de un tercero, pero esto dependerá de la seguridad jurídica que el gobierno dé a la inversión extranjera.

¿Les ha afectado la inseguridad del país?

Cuando se inició la construcción de bingos y de salas de juego en 1999, los proyectos de seguridad nos indicaron colocar arcos detectores de metales y buscar locales en centros comerciales, lo que permitió que incluso en ciudades como Acapulco, cuando estuvo en la peor situación de seguridad, la gente se sintiera segura, aunque en el caso de las salas que tuvieron que quedar fuera de centros comerciales se ha reforzado la seguridad.

ENTREVISTA POR SUSANA MENDIETA