MINELLI ATAYDE / EDUARDO ESPINOSA
17 de marzo de 2017 / 12:26 p.m.

La barra Libres y Lokos sabe que está en el ojo del huracán. El principal grupo de animación de Tigres protagonizó hace unas semanas una de las grescas más violentas de los últimos torneos, cuando se enfrentó a aficionados de Veracruz en el Estadio Luis Pirata Fuente, lo que trajo como consecuencia un partido de veto para ese inmueble.

Sin embargo, durante esos días se filtró que muchas directivas se quejaron de esta porra y que le pidieron a la Liga Mx prohibirle viajar a los diferentes estadios del país; al final, el organismo sentenció que no estaba entre sus facultades realizar esta restricción, por lo que Libres y Lokos puede seguir haciendo sus "invasiones".

Ahora, para el juego contra Cruz Azul de este sábado, han anunciado la invasión al Estadio Azul, en el que esperan al menos ocupar una cuarta parte del inmueble con 8 mil seguidores felinos.

Eso sí, su propósito es hacerlo de manera pacífica, sin caer en ninguna provocación, luego de que una facción de La Sangre Azul no garantizara mantener el orden.

"Yo no considero que la gente de Cruz Azul sea problemática para pensar en amenazas y eso, pero nosotros vamos como siempre, tranquilos, y esperando que la gente de Tigres no caiga en provocaciones, que es lo que estamos promoviendo acá con la afición que va a viajar con nosotros", dijo a La Afición Samuel Reyes, uno de los dirigentes de Libres y Lokos.

Y agregó: "Vamos con la idea de no caer en ninguna provocación y no solo de su barra (La Sangre Azul), sino de cualquier tipo de provocaciones, estamos haciendo la invitación a la gente de nuestra barra que tampoco sea parte de algún acontecimiento, porque para nosotros es un partido muy delicado, pues de la invasión solo el 30 por ciento será de la barra y el otro 70 no lo es; sin embargo, si hay algún hecho violento, los señalados seremos nosotros".

También reiteró que le extraña que haya una facción de la barra de Cruz Azul que quiera problemas, cuando nunca han tenido altercados con ellos: "Ni en su estadio ni en el nuestro, es una barra tranquila, no hemos tenido antecedentes con ellos y esperamos no tener problemas porque la Liga está muy caliente y no sería bueno para el futbol".

Sobre la pelea que protagonizaron en Veracruz, el líder de esta facción explicó que no fueron miembros de la barra los que comenzaron las agresiones.

Incluso, dijo que "esto no se investigó bien y estamos siendo víctimas de un prejuicio social y mediático. Cuando Tigres juega de local, hablamos de 150 partidos en ocho torneos, no ha habido incidentes de violencia en el Estadio Universitario; si nosotros fuéramos violentos, habría incidentes cada ocho días. El problema de Veracruz inició entre afición de los Tiburones y aficionados de Tigres que no son de la barra, ellos comenzaron y ya cuando se metieron las barras se hizo más grande, pero el problema no lo comenzaron ni la barra de Veracruz ni Tigres".

SANGRE AZUL SE DESLINDA

El grupo La Sangre Azul, que comanda Rafael Rubio, mejor conocido como la Pulga, se deslinda de las declaraciones que hicieron otros miembros de la agrupación sobre que no garantizaban la seguridad de los aficionados de Tigres. Desde su trinchera, el líder de este sector espera que el duelo de este sábado en el Azul se lleve en paz y sin problemas.

"Yo no tengo problema con nadie, solo quiero entrar a la cancha, alentar al equipo como se debe", dijo la Pulga.

Además, detalló que los suyos se están enfocando en alentar de buena manera a La Máquina, sin disturbios ni situaciones que dañen la imagen de la institución. Lo anterior se debe a que quieren que se queden atrás los episodios de disturbios en los que estuvieron inmiscuidos, como pasó en aquellos cuarto de final del Torneo Apertura 2013 frente a Toluca, partido que pierde Cruz Azul, y ante lo cual, los seguidores invadieron la cancha.

A raíz de eso, la directiva tomó algunas medidas como aumentar el precio de los boletos y reubicarlos.

"Nosotros no queremos ni tener problemas ni ocasionarlos tampoco, dadas las circunstancias que tenemos con la directiva, nosotros buscamos un diálogo y un arreglo con ellos, vamos en la mejor disposición para hacer nuestro papel, que es alentar al club y lo demás sale sobrando, de la seguridad se encargarán las autoridades correspondientes, es decir, de mantener el orden. Esto en la facción que yo refiero, que es la sangre azul. Los demás tienen su postura y se respeta, pero sí es independiente a la nuestra".