notimex | @mmdeportesmx
27 de febrero de 2017 / 04:27 p.m.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, aceptó que hubo descuidos en los protocolos de seguridad del pasado encuentro de la fecha siete del Torneo Clausura 2017 entre Veracruz y Tigres de la UANL, celebrado en el estadio Luis “Pirata” Fuente, en el que se suscitaron hechos de violencia entre aficionados de ambos clubes en las gradas.

Todas las partes involucradas debemos ser autocríticas, y con esto me refiero: a la Liga, a los Clubes y a las autoridades en sus tres niveles: municipal, estatal y federal”, dijo.

Manifestó que “en la Liga MX debemos reconocer que no se aplicaron de manera adecuada los protocolos establecidos. No se actuó de manera preventiva para evitar lo sucedido en la tribuna, y fuimos rebasados por los hechos del final del partido”.

Los Clubes, por su parte, no tomaron las medidas pertinentes para desarrollar un partido de esta magnitud: el club local no implementó el operativo de seguridad necesario para atender un partido con 25 mil aficionados”, apuntó.

Consideró que los elementos de Seguridad Pública, responsables de cuidar la integridad y seguridad de los aficionados, no eran suficientes en el inmueble, lo que debió exigirse a las autoridades previo al arranque del encuentro en Veracruz.

La responsabilidad de cumplir con la ley es de todos, por lo que a los infractores debe tratárseles conforme a las leyes federales y no conforme a las locales, calificamos estos hechos como graves y deberían aplicarse sanciones más severas que las sanciones administrativas locales”, acotó.

Asimismo, manifestó que “el club visitante (Tigres), por su parte, no tomó las medidas adecuadas con su grupo de animación antes del partido. Además, algunos de los miembros del club no tuvieron el comportamiento adecuado ante la situación”.

Lo que pasó el viernes 17 de febrero en el Estadio Luis “Pirata” Fuente es inaceptable y no puede volver a suceder en nuestro futbol. Se trabajará para que esto no se repita”, estableció.

Bonilla explicó que también se realizará una revisión profunda de de los protocolos de seguridad de la Liga MX, por lo que se seguirán reuniendo con las autoridades que tienen experiencia en el manejo de masas “para convocarlos a seguir colaborando de manera estrecha en lo que cada uno somos responsables”, sentenció.