28 de enero de 2013 / 03:59 p.m.

Se ha utilizado el recurso de "amicus curiae", literalmente conocido como amigo de la Corte, solicitado vía Gobierno de México al de EU y negado por la autoridad de ese país

 

Monterrey.- A cuatro años de que Vitro se acogió a la Ley de Concurso Mercantil luego de incumplir el pago de su deuda en enero de 2009, la vidriera fundada hace 103 años, nunca se imaginó que enfrentaría la mayor embestida judicial de un grupo de tenedores de bonos agrupados en varios fondos de inversión denominados “"buitres"”.

La vidriera ha enfrentado hasta la fecha más de 370 procesos judiciales entre demandas, apelaciones y amparos, un proceso que en este mes de enero cumple cuatro años de haber iniciado y donde aún no se ve una salida en el corto plazo, lo que sí es, que el caso Vitro empieza a emigrar hacia otros terrenos más allá de un asunto entre particulares, dado que está prácticamente en juego la viabilidad del sistema jurídico mexicano ante una Ley de Concurso Mercantil que fue modificada en el año 2000.

La compañía que dirige Hugo Lara García tiene frente a sí la negativa de una Corte de Estados Unidos de reconocerle la homologación de un concurso mercantil mexicano a través del capítulo 15 de la Ley de Quiebras de ese país.

Para Vitro, la reestructura se ha apegado completamente a la Ley de Concurso Mercantil vigente en México, dice Roberto Riva Palacio, vocero de la vidriera, quien también asegura que esta situación empieza a ir más allá de ser un asunto entre particulares.

Tan es así, que antes de que concluyera el sexenio del ex presidente Felipe Calderón, la propia Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) solicitó al Gobierno de México su intervención, y así, el Gobierno presentó ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans un escrito bajo la figura de amicus curiae (literalmente "amigo de la corte"”), en el se solicitaba revertir la decisión de negar la aplicación de la sentencia del Concurso Mercantil de Vitro en los Estados Unidos.

Riva Palacio, señaló que Vitro interpondrá la petición de Cerciorare, a fin de que en su caso la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de América, revise en última instancia su petición de reconocimiento de la sentencia de aprobación de su plan de reestructura aprobado por los Tribunales Mexicanos.

Añadió que las implicaciones que podrían derivarse por el hecho de que la reestructura de Vitro aprobada en México no sea reconocida en los Estados Unidos por tribunales de ese país, indudablemente repercutirá más allá de un asunto entre particulares.

“"De no reconocerse, la finalidad del Capítulo 15 será completamente debilitada, así como la cooperación entre las cortes de Estados Unidos y México, afectando a inversionistas, empresarios, mercados y negocios de ambos lados de la frontera. “Además se sentaría un precedente sumamente delicado para empresas mexicanas que en algún momento experimenten un proceso de insolvencia y tengan filiales o al menos clientes en Estados Unidos”".

Puede llevar años

Abogados especialistas en el tema consultados por MILENIO Monterrey expresaron que la intervención del Gobierno mexicano aun cuando haya sido el anterior, abrió una ventana, un camino que continúa, pero que lamentablemente estos procesos normalmente toman mucho tiempo (pueden ser incluso años).

Respecto a la eficacia de este tipo de procesos, evidentemente tienen un alto ingrediente político. “"Creo que es una instancia que puede ayudar, paralelamente con otros procedimientos (dependiendo de la naturaleza del asunto)".

Existen diversas formas de defensa, pero lamentablemente nuestras leyes en ocasiones son un poco obsoletas.

La ruta que ha seguido

Apenas esta semana que acaba de concluir, la compañía vidriera informó que su filial Vitro Packaging de México S.A. de C.V. (VPM sigue adelante en su proceso de concurso mercantil voluntario iniciado el 26 de octubre de 2011 por el Juzgado Cuarto de Distrito en Materias Civil y del Trabajo de la ciudad de Monterrey y reconocido por la Corte de Insolvencias del Estado de Texas, de conformidad con el Capítulo 15 de la Ley de Insolvencias de los Estados Unidos y espera poder concluirlo a la brevedad.

Al respecto, la Juez del Cuarto solicitó al Conciliador y a VPM precisar algunas cuestiones no substanciales del convenio de reestructura que fue aprobado por una mayoría cercana al 80 por ciento de sus acreedores. Para ello, concedió un plazo de 12 días, luego de lo cual se estima que será aprobado el convenio. Como ha sido el caso hasta ahora, Vitro Packaging continuará operando normalmente en México y en los Estados Unidos, y seguirá suministrando sus productos en tiempo y forma a todos sus clientes.

Este 3 de febrero se cumple un año de que una juez de Cuarto de Distrito en Materias Civil y del Trabajo, aprobó el convenio concursal de Vitro y por consiguiente da por terminado su concurso mercantil. El 23 de febrero de ese mismo año, Vitro ejecutó el plan e intercambio de deuda vieja por la nueva; desde entonces ha venido haciendo los pagos correspondientes y los acreedores que consintieron el plan han venido recibiendo su dinero, dijo Roberto Riva Palacio, vocero de la compañía.

Pero que hay sobre los inversionistas que aceptaron el plan de reestructuración, según un despacho noticioso de la agencia Bloomberg News, Vitro está recompensando a los inversionistas, los bonos de la compañía en dólares con vencimiento en 2018, han redituado 12 por ciento desde el mes de abril a la fecha, es decir, más de la ganancia media de 10 por ciento ofrecida por la deuda de mercados emergentes y de empresas mexicanas.

ESTHER HERRERA