9 de enero de 2013 / 03:26 p.m.

Ginebra • La Organización Internacional del Trabajo (OIT) llamó a sus estados miembros a ratificar el Convenio sobre Trabajo Doméstico para mejorar las condiciones laborales de más de 52 millones de trabajadores en el mundo.

El llamado se centró en países donde se localiza una importante fuerza de trabajo doméstico o aquellos que son origen de trabajadores que van a otras naciones.

La subdirectora general de la OIT Sandra Polasky, dijo que al menos 52 millones de personas en el mundo, la mayoría mujeres, están empleadas como trabajadores domésticos, según el primer estudio realizado sobre este tema.

De esa cifra solo diez por ciento está cubiertos por legislaciones nacionales en la misma medida que otros trabajadores, agregó.

El informe de Trabajadores Domésticos en el Mundo llega hoy después de la adopción en junio 2011 de un nuevo Convenio y Recomendación de la OIT sobre trabajo doméstico.

Estas nuevas normas internacionales tienen el objetivo de garantizar condiciones de trabajo y remuneración decente para los trabajadores domésticos en todo el mundo. Hasta el momento el Convenio ha sido ratificado por tres países: Uruguay, Filipinas y Mauricio.

Otros países como Bolivia, Nicaragua y Costa Rica, han completado los procedimientos nacionales de ratificación.

De los 52.6 millones de trabajadores domésticos en el mundo, 83 por ciento son mujeres, 29.9 no están protegidos por la legislación laboral nacional, 45 por ciento no tienen derecho a periodos de descanso semanales ni vacaciones anuales remuneradas.

Además, más de la tercera parte de trabajadoras domésticas no tiene derecho a la protección de la maternidad.

A nivel regional, 21.4 millones trabajan en Asia y el Pacífico, 19.6 millones en América Latina y el Caribe, 5.2 millones en el continente africano, 3.6 millones en los países desarrollados y 2.1 en Oriente Medio.

Estas cifras fueron proporcionadas por los gobiernos, pero el número real seguramente es sustancialmente mayor", afirmó la experta de OIT.

Además estas cifras excluyen a los niños menores de 15 años que realizan trabajo doméstico cuyo número se estima en 7.4 millones, precisó Polasky.Por último, indicó que la situación precaria de los trabajadores domésticos migrantes y su falta de conocimiento del idioma y de las leyes locales los hace especialmente vulnerables a prácticas abusivas como violencia física y sexual.

También están expuestas a abuso psicológico, falta de pago de salarios, esclavitud por deudas y en general condiciones de vida y de trabajo impropias.

NOTIMEX