BRAULIO CARBAJAL
29 de agosto de 2013 / 03:15 p.m.

México • La reforma hacendaria será presentada por el gobierno federal el próximo 8 de septiembre, junto con el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para 2014, adelantó el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso.

 

Al participar en el foro Banorte Estrategia México 2013, el funcionario explicó que esta iniciativa, aunada a la serie de cambios estructurales que ha presentado el gobierno federal, buscan elevar el producto interno bruto.

 

“Sabemos que la economía mexicana no está creciendo a la altura de su potencial, pero sobre todo lo que tiene que crecer; venimos de años de crecimiento bajo, francamente mediocre y las cifras que conocemos de cómo está desempeñándose este año, son también cifras que están por debajo de lo que México necesita crecer, son altamente insatisfactorias”, dijo el funcionario.

 

En los últimos 12 años el promedio de crecimiento de la economía mexicana ha sido de 2 por ciento agregó .

 

Precisó que la reforma hacendaria estará enfocada en fortalecer la capacidad financiera del país; que quien gane más pague más; simplificar el esquema fiscal y combatir la informalidad.

 

Videgaray detalló que se busca fortalecer la capacidad financiera de los tres niveles de gobierno.

 

También se enfocará en incrementar la progresividad del sistema impositivo, de tal forma que las personas que perciban mayores recursos económicos, también sean las que contribuyan más.

 

Además, resaltó la importancia de hacer más sencillo el sistema, dado que muchas de las iniquidades vienen porque es exageradamente complejo y contiene muchos problemas de competitividad.

 

En este sentido, indicó que particularmente muchos de los problemas de las pequeñas y medianas empresas están relacionados con temas de poca competitividad en sus respectivos sectores.

 

Asimismo, señaló que la iniciativa modificará el sistema fiscal, de tal forma que ataque uno de los principales “lastres” que tiene la economía mexicana, que es la informalidad.

 

“Podemos utilizar el sistema fiscal para generar incentivos, para tener una mayor formalidad en la economía y de esta manera elevar la productividad”, aseguró Videgaray.

 

Enfatizó que el gobierno mexicano no tiene una suficiente capacidad financiera para cumplir de manera adecuada con sus obligaciones enfocadas al desarrollo del país.

 

En este sentido, el secretario de Hacienda indicó que las reformas estructurales que ha ido impulsando el gobierno federal tienen como común denominador lograr este objetivo.

 

Por otro lado, adelantó que la propuesta contendrá un nuevo régimen fiscal para Petróleos Mexicanos, con lo que ambas reformas serán complementarias.

 

Recordó que la reforma energética, presentada en días pasados por el Ejecutivo, expone que el problema no es que Pemex pague más o menos impuestos que otras empresas petroleras públicas, sino cómo se paga.

 

Por lo tanto, señaló que, el gobierno mexicano tiene que comportarse frente a Pemex como un dueño con visión de largo plazo, no como un recaudador de corto plazo que está pensando en el siguiente trimestre.

 

Señaló que en materia de energía en 2004 México producía casi 3.4 millones de barriles diarios; sin embargo, este año apenas se está llegando a 2.5 en millones de barriles diarios.

 

Videgaray aseguró que la única forma de lograr una mejor calidad de vida entre la población y una mayor disminución de la pobreza es mediante un crecimiento sostenido de la economía.

 

Asimismo, señaló que para lograr mayores tasas de crecimiento, y de manera sostenida, se debe impulsar un mejor desempeño de la productividad en los distintos sectores económicos de la nación.

Reforma financiera

Luis Videgaray señaló que la reforma financiera tiene el propósito de que en México haya más crédito y más barato, particularmente las pequeñas y medianas empresas, dado que éstas generan tres de cada cuatro empleos.

 

Por primera vez México está en condiciones de hacer una reforma financiera no a partir de una crisis, sino a partir de la fortaleza del sistema bancario.

 

En México el crédito que otorga la banca al sector privado como proporción del PIB es de apenas 27 por ciento, cuando en EU es de casi 200; el promedio de la OCDE es de 150. Chile está en niveles cercanos a 100 y Brasil en cerca de 50 por ciento.