9 de agosto de 2013 / 01:50 p.m.

Luego de la caída en los precios de los metales, que ocasionó un desplome superior a 50 por ciento en la utilidad trimestral del sector minero en la Bolsa Mexicana de Valores, las perspectivas son alentadoras para los metales industriales, pero pesimistas para los preciosos.

De acuerdo con las empresas del sector, la construcción de infraestructura y vivienda en China, Estados Unidos y Japón deberá recuperarse y ser un catalizador, especialmente para el cobre, en el segundo semestre de 2013; además, la escasez de chatarra, ante la reducción de precios, puede llevar a una demanda adicional de cátodos del metal rojo, particularmente en China.

En el caso del acero, analistas esperan ver una recuperación en precios y volúmenes de producción, y se estima que se refleje también en el mercado de las ferroaleaciones de manganeso.

Respecto a los metales preciosos, el panorama se mantendrá difícil durante los siguientes trimestres, pues se prevé una recuperación gradual de la economía de Estados Unidos, por lo que la baja en los precios puede prolongarse, aunado a una menor producción de las empresas, entre otras cosas, por menores leyes del mineral, señalaron analistas.

En el segundo trimestre de 2013 los resultados de las empresas que forman el sector minero de la Bolsa Mexicana de Valores mostraron caídas importantes en comparación con el mismo periodo del año anterior, afectados, principalmente, por el descenso en los precios de los metales, pues, en promedio, el cobre disminuyó 8.3 por ciento, la plata 21.5, el oro 12.2, el molibdeno 20.9 y el zinc 4.5 por ciento.

Las ventas del sector cayeron 20.8 por ciento, al pasar de 62 mil 308.5 millones de pesos en el segundo trimestre de año anterior, a 49 mil 358.3 millones en el segundo trimestre de 2013. El flujo operativo (Ebitda) sumó 16 mil 208 millones de pesos; es decir, 32.3 por ciento menos que los 23 mil 936.9 millones del año pasado. Y la utilidad neta cayó 53.7 por ciento, pues fue de 6 mil 275.1 millones de pesos, contra los 13 mil 555.2 millones del segundo trimestre de 2012.

Las compañías señalaron que los metales industriales fueron dañados por la recesión de la zona euro, el menor crecimiento de China y la lenta recuperación de EU; mientras que los metales preciosos respondieron a las expectativas de recuperación económica en la primera economía del mundo, que implicarían menos estímulos monetarios.

Específicamente, en términos de dólares, Grupo México mostró disminuciones de 12.1 por ciento en ventas, 30.3 por ciento en Ebitda y 49.8 por ciento en la utilidad neta. La caída en los resultados se debió, en gran medida, al desempeño de la división minera, cuyas ventas descendieron 18.5 por ciento, originado, esencialmente, por los precios de los metales, a lo que se sumaron menores volúmenes por menores leyes y paros ocasionados por inundaciones en la mina Buenavista; no obstante, la división transporte incrementó sus ingresos 14.8 por ciento, lo que compensó parcialmente el desempeño de los metales.

Factor cambiario

En el caso de Industrias Peñoles, sus ventas cayeron 33.2 por ciento, el Ebitda 40.5 y la utilidad neta 50.5 por ciento. Estos descensos, además de estar impactados por lo metales y por menores volúmenes de producción, se derivaron de la apreciación del peso, puesto que la mayoría de los ingresos por ventas se denominan en dólares estadunidenses o están ligados a esa moneda, mientras que los costos de producción, denominados en pesos (alrededor de 50 por ciento), se mantuvieron estables.

Con respecto a Minera Frisco, esta compañía mostró retrocesos de 5 por ciento en ventas, 1.5 por ciento en Ebitda y una pérdida neta de 209.5 millones de pesos, que contrasta con la utilidad de 316.6 millones de pesos del segundo trimestre de 2012. Lo anterior reflejó los menores precios de los metales, que anularon el efecto de la mayor producción de oro y plata.

Adicionalmente, Minera Frisco aumentó 6 por ciento sus costos, por la mayor depreciación en el periodo, como consecuencia de los activos fijos por los nuevos equipos que entraron en operación en el semestre; aunado a un mayor resultado financiero negativo por las variaciones cambiarias y un menor resultado operativo.

Por último, Compañía Minera Autlán mostró descensos de 23.1 por ciento en ventas y de 88.5 en Ebitda, así como una pérdida neta de 84.4 millones de pesos. Estos resultados se explican por la caída en los precios de las ferroaleaciones de manganeso de casi 14 por ciento y la apreciación del peso, que no permitió reflejar en valor los incrementos en volumen.

Derivado de un menor volumen vendido en ferroaleaciones, Autlán mostró una caída de 11 por ciento en ventas; además, pese a los incrementos en los precios de la electricidad, se tuvieron ahorros por alrededor de 2 millones de dólares, gracias a la energía que abastece la central hidroeléctrica Atexaco.

— SILVIA RODRÍGUEZ