26 de julio de 2013 / 09:27 p.m.

Ciudad de México • A pesar de que se espera un mejor panorama económico para el segundo semestre del año, Grupo Financiero Banamex mantiene su estimación de 2.7 por ciento para el Producto Interno Bruto (PIB) del cierre de 2013.

Ello luego de que el pasado 19 de junio ajustó su expectativa a la baja de 3.2 a 2.7 por ciento, ante una mayor debilidad de la actividad productiva.

Alberto Gómez Alcalá, economista en Jefe para México del grupo financiero, comentó que el segundo semestre va a ser "mucho" mejor que el primero, ya que muchos de los factores que afectaron negativamente las variables productivas están probando ser de naturaleza transitoria.

De ahí, agregó, que en el segundo semestre van a quedar un poco más limpias y sobre todo apoyando, tal es el caso de las manufacturas de Estados Unidos, que se ven mucho mejor y que beneficiarán las exportaciones de México.

Esta mejora en el sector manufacturero, añadió, también impactará de manera positiva al empleo en dicho país, donde radican muchos mexicanos, aun cuando la tasa de desempleo se mantenga en niveles de 7.0 por ciento.

Otro factor positivo es que muchos proyectos de inversión que no pudieron llevarse a cabo en la primera mitad del año, se estarán desarrollando en el segundo semestre, lo que se sumará a los proyectos del Programa Nacional de Infraestructura.

Así como las ventas al menudeo, ya que durante la primera parte del primer semestre del año se tuvieron inflaciones relativamente elevadas, inclusive por arriba del 4.5 por ciento, explicado por lo ocurrido en productos agrícolas.

Ello, señaló, produjo una contracción en el presupuesto de las familias en términos reales, situación que se espera mejore a partir del segundo semestre traduciendose en un restablecimiento de la capacidad de compra en el presupuesto de las familias.

De ahí que, dijo, "si juntamos lo de inversión, lo de manufacturas en Estados Unidos y lo de un mayor poder adquisitivo, si somos mucho más optimistas para la segunda mitad del año".

Sin embargo, la expectativa sobre el crecimiento de la economía mexicana del área de Estudios Económicos y Sociales del grupo financiero se mantiene en 2.7 por ciento, ante el último dato del IGAE que se estimaba en 1.8 y resultó de 1.7 por ciento en mayo.

Así que "se está en la rayita de empezarnos a poner un poquito nerviosos, por lo que por el momento nos quedamos en 2.7 por ciento".

Aclaró que este estimado no incluye la aprobación de las reformas estructurales, las cuales tendrían un impacto positivo en el ánimo e inversiones del país, pero hacia mediano plazo.

Por su parte, el director general del grupo financiero, Javier Arrigunaga, comentó que no debe olvidarse que el comportamiento del crédito va de la mano del desarrollo del crecimiento económico de un país.

NOTIMEX