10 de septiembre de 2013 / 01:35 p.m.

Monterrey • La iniciativa de reforma hacendaria es desfavorable dado que no está dirigida a ampliar la base de contribuyentes, indicó Alberto Fernández Martínez, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nuevo León.

Dijo que aunque es positiva la eliminación del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y del Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE), se desaprovecha una oportunidad para hacer una reforma integral que transforme el sistema fiscal incorporando acciones acorde a la situación económica actual.

El representante de la Coparmex en el estado puntualizó que en el caso del IVA, hubiera ayudado ampliar la base de contribuyentes, ya que es difícil de evadir y fácil de recaudar.

“Nos preocupa el Impuesto al Valor Agregado en la zona fronteriza, ya que el impuesto al consumo en Estados Unidos es en alrededor de 8 por ciento, y si lo subimos al 16 dejaríamos en graves desventajas a las zonas fronterizas”.

Destacó que no hay indicios de un nuevo esquema para gastar mejor y con transparencia, porque de existir debería apoyar, y puntualizó en que no se observan medidas alternas para ampliar la base de contribuyentes.

Fernández Martínez señaló que en el caso del impuesto a las bebidas azucaradas, en particular a los refrescos, es discriminatorio y recaudatorio, porque no integra a alimentos chatarra, por ejemplo.

“Un impuesto que tiene muchas consecuencias. Por ejemplo, tendría un impacto negativo a la cadena de valor de la caña de azúcar, que emplea a medio millón de habitantes”.

Reiteró que la iniciativa de reforma es desfavorable, porque 40 por ciento de la economía formal paga cien por ciento de los impuestos.

Canirac teme impacto

Mario Cantú González, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) Nuevo León, señaló que la industria restaurantera podría ser afectada de aprobarse en la reforma financiera eliminar la deducibilidad de las facturas.

Señaló que se puede afectar la planta laboral al haber despidos, o la afluencia de comensales.

“Va haber una baja significativa, calculamos de un 2 o 3 por ciento en la baja de restaurantes”.

Actualmente en Nuevo León hay 14 mil 200 restaurantes, que generan 150 mil empleos directos y 350 mil indirectos.

ALEJANDRA MENDOZA