JAIR RAMOS
19 de agosto de 2015 / 04:06 p.m.

Luego del triunfo sufrido en Concachampions ante el Isidro Metepán, Antonio Briseño dejó en claro que de éste duelo Tigres aprendió a no pensar que hay equipos chicos.

El ‘Pollo’ alabó la labor del plantel y resaltó que no bajó los brazos, aunque se tenía el marcador en contra y a un equipo salvadoreño luchando en la parte defensiva para llevarse la victoria.

“Nos dejó con una enseñanza que no hay equipo chico ni nada. No nos podemos confiar, el equipo nunca se confió, siempre fue al frente.

Ellos, por lo mismo, se encerraron atrás y un equipo encerrado atrás que no deja más espacios es difícil de concretarle gol.

“Gracias a Dios cayeron los goles en los minutos finales, pero las oportunidades de gol llegaron; hubo un penal que no se pudo concretar, jugadas que llegábamos que las sacaban de la línea, pero sabemos que si seguimos de esa manera jugando tenemos posibilidades de ganar”, dijo.

El defensor que suple la ausencia de José Rivas en la central, sabe que por el plantel que se tiene la afición y el entorno esperan actuaciones donde los goles salgan a relucir, pero para esto se tiene que jugar de manera inteligente.

“A lo mejor ustedes quieren ver o la afición quería ver un 5-0, o 6-0, no siempre va a ser así, las circunstancias son diferentes.

Ellos empezaron ganando, a lo mejor si no hubieran metido ese gol de principio hubiera sido diferente, lo metieron, se encerraron atrás, la verdad el portero sacó varias, esa es la diferencia, sabemos que no siempre será el cinco a cero, ellos anotaron, se encerraron, pero sacamos el partido que fue lo importante por los tres puntos”, añadió.