RAFAEL RIVERA
29 de julio de 2015 / 10:05 p.m.

En el estadio Universitario, Tigres y River Plate disputaron el primer partido de la final de la Copa Libertadores, el cual terminó 0-0. Pese al nivel que mostraron ambas escuadras, destacando sus incursiones ofensivas, el público no pudo gritar gol de ninguno de los dos equipos.

Además de no poder tomar una ventaja ante sus aficionados, el cuadro universitario tampoco pudo romper una marca negativa de los equipos mexicanos, al momento de disputar la final del certamen internacional. Al igual que Cruz Azul en el 2001, y Chivas en el 2010, los felinos no pudieron triunfar como locales en el partido por el título.

En el 2001 los cementeros perdieron 1-0 en el estadio Azteca, cuando recibieron al Boca Juniors, mientras que en el 2010 el ‘Rebaño Sagrado’ sucumbieron 2-1 ante el Internacional de Porto Alegre.