12 de febrero de 2013 / 04:30 p.m.

Ciudad de México • La tasa de desempleo en México concluyó en 4.9 por ciento durante 2012, con lo que se ubicó en el cuarto lugar con menor desocupación entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con el reporte mensual del organismo internacional, el número de personas sin trabajo en el país es de 2.5 millones.

A detalle, el informe destacó que la tasa de desempleo femenil fue de 5.1 por ciento, es decir, casi un millón de mujeres no tuvieron éxito para hallar una actividad laboral, en tanto que en los hombres fue de 4.9 por ciento, equivalente a un millón de casos.

Solo Corea, Japón y Austria tuvieron tasas inferiores a las de México. En el caso de las naciones asiáticas sus niveles fueron de 3 y 4.2 por ciento, respectivamente, mientras que la europea registró 4.3 por ciento.

La tasa de desempleo de México se ubicó muy por debajo de la del promedio de la OCDE, que fue de 8 por ciento a diciembre de 2012.

No obstante, varios analistas del mercado laboral aseguran que si México reporta una tasa inferior de desempleo respecto a otras naciones, es por su elevada población trabajadora en la informalidad, la cual sirve como válvula de escape para aminorar la desocupación.

Entre las 34 naciones que conforman esa organización hay 48.1 millones de personas desempleadas.

Los niveles más críticos se hallan entre las naciones europeas, donde en muchas sobrepasan los dos dígitos como en España, con 26.1 por ciento; le sigue Portugal, con 16.5 por ciento; la República de Eslovaquia e Irlanda, con 14.7 por ciento cada una; Italia, con 11.2 por ciento; Polonia y Francia, con 10.6 por ciento, cada una, y Eslovenia, con 10 por ciento.

En términos absolutos, Estados Unidos reporta el mayor número de desempleados, que es de 12.2 millones, aunque esto se debe a que concentra una población más elevada que los demás países.

Le sigue España, que se encuentra cercana a los 6 millones; Francia, con 3.1 millones; Italia, con 2.9 millones, y Japón, con 2.8 millones.

ALBERTO VERDUSCO