1 de julio de 2013 / 02:07 p.m.

México se ha convertido en una plataforma idónea para que las firmas que fabrican automóviles de lujo puedan expandirse hacia otros mercados.

Infiniti, Mercedes Benz, Buick, Cadillac y Audi han escogido a México para producir y exportar sus marcas desde un país que les ofrece mano de obra calificada y 49 tratados comerciales con más de 100 países.

En entrevista con MILENIO, Pedro Tabera, presidente y consejero delegado de Mercedes-Benz México, dijo que por estas razones consideran al país una de las mejores propuestas, no solo para instalar una planta de producción, sino para el desarrollo de modelos.

Expuso que esta es una decisión que debe tomar la central de la empresa (Daimler AG), ubicada en Alemania, pues han visto en el país una oportunidad ante la mano de obra profesional para producción y mantenimiento, además de un mercado interno que permite el posicionamiento de nuevas plataformas de autos.

""Tenemos convenios con varias universidades para estar al tanto del desarrollo de los alumnos y ellos puedan sumarse a las filas de la empresa con práctica, no solo con teoría. Es muy importante que empresas automotrices tengan acercamiento con la academia, pues es suficiente el talento para una industria"", opinó.

Ernesto Hernández, presidente y director de General Motors de México, refirió que el sector de autos de lujo aún no es tan grande como en otros países, pero crece de manera boyante en términos porcentuales.

""Hay mano de obra de primera calidad, con el suficiente conocimiento tanto para construir las unidades como para darles mantenimiento dentro de los distribuidores de las marcas"", explicó.

José Luis Montiel, director de Infiniti para México y Latinoamérica, remarcó que el creciente mercado interno de estos autos ha causado que el país se encuentre dentro de los planes de expansión.

""Infiniti tiene un plan de expansión muy ambicioso, por lo que estamos seguros de que se están tomando todas las acciones para lograr el éxito del negocio a escala mundial. Por ahora se anticipa la evolución del portafolio aquí en México, antes de cerrar 2013, con el nuevo sedán deportivo y provocativo, el Q50"”, refirió.

El presidente de Grupo Audi, Rupert Stadler, dijo que incluso se cuenta con proveedores de alto nivel en el país, aunque hay algunas piezas que se seguirán importando, por la alta especialidad que contienen.

""Tenemos clientes que están interesados en instalarse en México, cerca de la planta que construiremos en Puebla; conocen la mano de obra nacional y saben que tienen oportunidad de crecer"", señaló.

Una relativa estabilidad económica en México, así como un mayor otorgamiento de créditos, ha permitido un incremento de al menos 21.6 por ciento en la venta de vehículos de lujo, los cuales son comercializados principalmente en el centro del país.

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), a pesar del buen comportamiento que ha tenido el segmento, la participación de mercado es de solo 6 por ciento en los primeros cinco meses del año.

Sin embargo, dicha cifra también es 0.6 puntos porcentuales superior al índice alcanzado en el mismo periodo de 2012.

Tendencia positiva

Las cifras muestran que el crecimiento en la venta de vehículos de lujo se ha mantenido en los últimos meses, ya que de enero a mayo de 2013 se vendieron 25 mil 191 unidades, lo que representa 4 mil 478 autos de lujo más, en comparación con los 20 mil 713 del año pasado.

Sobre este tema, Guillermo Rosales, director ejecutivo de relaciones institucionales de la AMDA, dijo que esta tendencia positiva se mantendrá estable en los siguientes años.

""Lo que hemos observado es que ha habido un comportamiento favorable; hay varios factores, entre ellos que venimos de un periodo de comparación de ventas bajas, como lo fue el periodo de la crisis 2008 y 2009, pero venimos recuperando terreno. En segundo término, sí se ha observado que en los últimos dos años hay un crecimiento del crédito, tanto de los bancos como de las financieras"".

Luego de la crisis económica que castigó con severidad al sector automotor, la derrama de crédito para vehículos se ha recuperado de manera paulatina, aunque aún no lo suficiente.

A marzo de 2013 la colocación de créditos se incrementó 0.6 por ciento, lo que equivale a 237 unidades más, aunque aún está 26 por ciento debajo de los índices manejados en 2007.

Según la AMDA, los primero cinco lugares de venta en el segmento de autos de lujo son ocupados por el Passat, de Volkswagen; el Accord, de Honda; el Altima, de Nissan; el Camry, de Toyota, y el Passat CC, también de la marca alemana. Las marcas BMW, Volvo, Audi y Mercedez Benz, entre otras, mantienen rangos marginales.

Sobre la participación de apenas 6 por ciento de estos vehículos en las ventas totales, mencionó que esto se deriva de que el mercado está enfocado a consumidores de ingresos medios y medios bajos.

Jesús Fernández, director general de Volvo Cars México, coincidió en que los autos de lujo cada vez representan una mayor cuota en el mercado nacional.

— AXEL SÁNCHEZ Y NAYELI GONZÁLEZ