23 de enero de 2013 / 03:38 p.m.

México • Alejandro Puente, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), afirmó que la transición a la televisión digital terrestre, conocida como apagón analógico, no es una prioridad para México, pues existen temas como la consolidación de las áreas de servicio local (ASL), que sí impactan directamente en los bolsillos de los ciudadanos.

En conferencia de prensa, Puente afirmó que los argumentos que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) ha dado para realizar el apagón son ajenos a las prioridades del país.

“"Es más importante una política pública en la que por ley tengamos la consolidación de ASL, a que mañana venga el apagón analógico, la prioridad para nosotros como industriales, como consumidores y como país es gastar menos en los recursos en materia de telecomunicaciones"”, dijo.

Aseguró que el pago de larga distancia sigue representando entre 38 y 40 por ciento de los que ganan menos de cuatro salarios mínimos en el país, por lo que es más urgente que se obligue a la Cofetel a llevar a cabo estos procesos que, a diferencia del apagón analógico, sí disminuyen el costo de la vida de las personas en los servicios de telecomunicaciones.

De igual forma comentó que para este año la industria de cable invertirá alrededor de 800 millones de dólares principalmente en la renovación de redes y tecnología, cifra 300 millones más grande que el año anterior.

“"La industria realizará nuevas inversiones en redes e infraestructura debido a la llegada de nuevos servicios y renovación de insumos tecnológicos, y esperamos que la industria presente un crecimiento aproximado de 38 por ciento"”, dijo.

Aclaró que la televisión digital terrestre no afectará en ningún sentido a la de paga, lo cual puede afirmar porque en ningún país del mundo donde se ha dado la transición se ha visto impactado el mercado de tv restringida.

Por otro lado, afirmó que la industria de la televisión por cable apoyará la reformas a la Ley federal de Telecomunicaciones, ya que a su parecer son urgentes, por lo que también realizarán propuestas al respecto, proponiendo temas como políticas públicas que asuman la responsabilidad de las nuevas tecnologías y que haya apertura plena a la competencia en telefonía, entre otros.

Afirmó que el país se encuentra en un momento en el que esperan que con la llegada del nuevo gobierno, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, cambien las cosas para el sector y avancen temas que han permanecido atorados por más de 10 años.

El crecimiento por servicio se estima para el caso de la televisión entre 7 y 8 por ciento, mientras que para telefonía será de 10 por ciento, y para internet de 12 por ciento.

Con respecto al avance que hay en la industria para digitalizar su señal, aseguró que en aproximadamente dos años será cuando 85 por ciento de la industria haya completado el proceso, pues hasta hoy solo 60 por ciento lo ha completado.

Sobre el tema de la oferta de cuádruple play por parte de los cableros, afirmó que en cualquier momento de este año se darán anuncios por parte de operadores que ya tienen contemplado dar también el servicio de telefonía móvil, la cual podría ser de la mano con Iusacell o Telefónica Movistar.

SUSANA MENDIETA