26 de agosto de 2013 / 01:41 p.m.

La Comisión Federal de Competencia (CFC) multó a Pemex y a Pemex Refinación con 653.2 millones de pesos por condicionar a las gasolineras a contratar el traslado de combustibles en pipas de la empresa operadas por personal sindicalizado, práctica que está fuera de la excepción constitucional de la que goza la paraestatal.

 

El organismo antimonopolios expuso que, debido a esta exclusividad, las gasolineras deben pagar un sobreprecio de mil millones de pesos al año, por lo que la CFC exigió a Pemex suprimir esta práctica en un plazo de 30 días hábiles.

 

Expuso que la eliminación de esta práctica monopólica relativa permitirá reducir por el mismo monto el subsidio a las gasolinas y el diesel, con un claro beneficio para los contribuyentes.

 

En un comunicado, detalla que el pleno de la CFC resolvió multar a Pemex Refinación por prácticas monopólicas relativas en el mercado de traslado de gasolina y diesel al mayoreo, así como a Pemex por coadyuvar en dichas prácticas.

 

La conducta sancionada por la comisión es la obligación que Pemex impone a las gasolineras de contratar con la propia empresa el traslado de gasolina y diesel, para que se realice con pipas operadas por personal del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

 

Refiere que conforme al artículo 27 constitucional y a la ley reglamentaria correspondiente, Pemex Refinación es el único proveedor de gasolina y diesel al mayoreo a las gasolineras; la exclusividad en la venta de primera mano está exceptuada en la Ley Federal de Competencia (artículo 4).

 

Sin embargo, precisa, la paraestatal abusa del poder de mercado que le da esta exclusividad legal para obligar a las gasolineras a adquirir, además, el servicio de traslado de la gasolina y el diesel con pipas y personal sindicalizado de Pemex, una vez que el combustible ya pasó a ser propiedad de las gasolineras (es decir, fuera de la excepción constitucional).

 

Indica que el propio contrato de venta de primera mano que Pemex Refinación celebra con todas las gasolineras admite que el traslado está fuera de la exclusividad constitucional, al prever como opciones el traslado por terceros autorizados o por la propia estación de servicio, siempre que cumplan con las reglas de seguridad para tal efecto.

 

Sin embargo, añade, Pemex Refinación ha restringido progresivamente estas modalidades, consistentemente con una serie de convenios firmados con el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

 

De este modo, las gasolineras pierden la opción de contratar con quien más les convenga —o realizar ellos mismos— el servicio de traslado de su combustible del punto en el que lo adquirieron al punto donde lo ofrecerán al público, expuso la CFC.

 — NOTIMEX