RAFAEL RIVERA
23 de julio de 2015 / 03:52 p.m.

En la cancha del estadio Universitario, el plantel de Tigres obtuvo uno de los mayores triunfos de su historia, al superar al Internacional de Porto Alegre en las semifinales de la Copa Libertadores. Con un marcador a favor de 3-1 (4-3) global, los felinos se convirtieron en la tercera escuadra mexicana en calificar a la final de este torneo, al igual que permitieron que una de sus figuras grabará su nombre en la historia del torneo.

A lo largo del torneo, el arquero argentino Nahuel Guzmán ha sido una de las piezas determinantes en el accionar auriazul, al grado de ya tener una marca histórica. Con su pase a la final de la Copa Libertadores, el ‘Patón’ vivirá su segunda gran final del 2015, tras haber formado parte de la selección de Argentina que disputó la final de la Copa América en Chile.

El meta de Tigres fue suplente de la escuadra ‘Albiceleste’, por lo cual no tuvo minutos de acción, situación inversa a la que vive con los auriazul, al sólo perderse el último juego de la fase de grupos ante el Juan Aurich, cuando el equipo ya estaba calificado.

Con este par de finales, el meta pampero se convirtió vigésimo quinto jugador en la historia en participar en la final de la Copa América y la Copa Libertadores el mismo año. El primer futbolista en logra esta hazaña fue el peruano Percy Rojas, quien conquistó ambos títulos en 1975, a nivel de clubes se coronó con el club argentino Independiente de Avellaneda.

Guzmán se convierte en el primer jugador en disputar ambas finales desde el 2007, después que los también argentinos Juan Román Riquelme, Hugo Ibarra, Daniel Díaz y Rodrigo Palacio fueron subcampeones en ambas competencias.