NAYELI GONZÁLEZ
18 de julio de 2013 / 01:21 p.m.

México• Directivos del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) afirmaron que es necesario comparar a Pemex con otras empresas del ramo, con el fin de fomentar la competitividad de la misma.

Sostuvieron que de no realizarse esta práctica, la empresa se mantendrá en un estado de confort que hasta ahora la ha llevado a obtener malos resultados y tener una voluminosa plantilla laboral ineficiente.

“Si no hay comparación, no habrá incentivos para hacer bien las cosas. Hasta ahora solo se han otorgado incentivos perversos a la improductividad”, aseguró Verónica Baz, directora del CIDAC.

Ante el crecimiento exponencial de la plantilla laboral de Pemex en los últimos 10 años, principalmente en áreas gerenciales y subgerenciales, la empresa busca modificar los esquemas a fin de capacitar a los empleados para que sean más útiles en otras áreas.

Sin embargo, la tendencia que hasta ahora ha seguido la compañía la llevó a duplicar su número de trabajadores, respecto a otras petroleras.

Ante esto, Pemex asegura no poder ser comparada con otras compañías del mundo, toda vez que la paraestatal se encarga de toda la cadena productiva, lo cual también incluye refinación y petroquímica; mientras que otras petroleras solo realizan trabajos de exploración y producción.

Al respecto, la directora del CIDAC insistió en que es necesario dejar de ver a México como si fuera un país aislado y de condiciones únicas, pues con ello deja de fomentarse la competitividad.

“Empresas como Statoil y Ecopetrol también hacen toda la cadena. Uno de los puntos más importantes es que tenemos que estar dejando de pensar en México como un país diferente y de que tenemos cierta condición y que somos incomparables frente a otros países. La realidad no la vamos a tapar con nada, somos improductivos en cualquiera de las formas en que lo quieran medir”.

La especialista aseguró que aun con las modificaciones a la ley a fin de alcanzar un mayor crecimiento, estas acciones pueden fracasar si antes no se llevan a cabo reformas profundas al interior de Pemex, principalmente en lo referente al sindicato.

“Lo más importante es poner a Pemex a competir, aunque sea en los números y comparaciones con las empresas que lo están haciendo bien a escala mundial.”

Sobre el tema, Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco), manifestó que a pesar del crecimiento de la platilla laboral de la paraestatal, aún hacen falta ingenieros capacitados para hacer frente a los retos que están por venir, sin embargo, al ser solo Pemex la empresa en la que pueden desarrollarse, el nicho de oportunidades es muy limitado.