ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
9 de septiembre de 2017 / 05:26 p.m.

Aunque la Liga MX y el Atlas anunciaron en sus cuentas oficiales que el partido suspendido anoche ante Tigres se reprogramaría para la fecha FIFA de noviembre, este sábado Tigres dejó clara su postura: lo reagandarán siempre y cuando no los afecte deportiva o económicamente.

“Club Tigres desea compartir con su afición que la decisión de postergar el juego ante Atlas obedece a las circunstancias de seguridad para nuestros jugadores , cuerpo técnico y la afición que nos acompañaba en el viaje no era las ideales.

“Las complicaciones para llevar a cabo el juego en la fecha y hora que estaba señalada en el calendario, y las dificultades logísticas para reagendarlo para este fin de semana nos obligaron a decidir reprogramarlo, tentativamente para una fecha FIFA, condicionado a que Tigres no se vea afectado deportiva ni económicamente”, es lo que menciona el club felino en su comunicado en redes sociales.

Hay que recordar que en la fecha FIFA de noviembre ya no hay partidos eliminatorios, sino amistosos tanto en Concacaf como en Conmebol, siendo sólo la serie de Repechaje entre un equipo sudamericano y Nueva Zelanda la que podría perjudicar a Tigres, ya que Argentina o Chile pelean por el quinto puesto de la eliminatoria que manda a la repesca directamente.

Sin embargo, está claro que cuando se trata de fechas FIFA los clubes están obligados a permitir a sus jugadores seleccionados acudir a la convocatoria, recordando que apenas en la última que se realizó hace una semana, los felinos tuvieron ocho elementos titulares afectados a diferentes selecciones, tanto la mexicana como sudamericanas.

De esta forma, si Tigres se ve afectado por estos llamados en la última fecha FIFA del año no aceptará jugarlo.

Pero aquí viene una pregunta, ¿si no admiten el reagendarlo ejercerán su derecho a ganarlo en la mesa?

Y es que de acuerdo al reglamento de competencia para los torneos de Apertura 2017 y Clausura 2018, en su artículo 66 establece que de suspender un juego no iniciado por cuestiones que no sean de fuerza mayor, el club infractor perderá el juego por marcador de 0-3 y el afectado ganaría los tres puntos en la mesa.

Así es que habrá que esperar los próximos días para determinar qué sucederá con este encuentro suspendido. Se juega en la fecha FIFA de noviembre, siempre y cuando Tigres no se vea afectado, o ganan los felinos los tres puntos por reglamento. Así de sencillo.