ALEJANDRA GONZÁLEZ 
5 de marzo de 2016 / 11:19 p.m.

André-Pierre Gignac tuvo una oportunidad clara a pocos minutos de acabar la primera parte, tras recibir un centro de Jürgen Damm y quedar sólo frente a la portería, rematar y que el balón pasara por arriba de la portería.

"Hoy nuestro líder goleador tuvo una buena oportunidad pero no la metió, nadie es perfecto, el que era perfecto lo crucificaron para que nosotros la sigamos regando”, comentó.