JAIR RAMOS | @JAIRMULTIMEDIOS
9 de mayo de 2016 / 01:34 p.m.

Porque en la Liguilla no importa lo que se haya cosechado en la temporada regular, Javier Aquino fue frío en sus palabras y este lunes dijo no importarle el liderato de Monterrey, se enfocó más a disfrutar esta fiesta grande del balompié nacional y a ponerse a la altura del que para muchos fue La Aplanadora Albiazul, adjudicándose una presión que comparte con el equipo rival de la ciudad.

"Los obligados somos los dos. Es una instancia donde ya ni importa si ellos quedaron uno y nosotros ocho, tenemos las mismas posibilidades, noventa minutos en nuestro estadio y noventa en el de ellos para demostrar quién es mejor, que se muestre dentro del campo, las estadísticas van a quedar fuera del terreno de juego, no va a importar si ellos hicieron cincuenta puntos o nosotros veinticinco o veintiséis, los que hayan sido, para ver quién es mejor", dijo.

Luego de ganarle a Cruz Azul el fin de semana y entrar como octavo en la Liguilla, Aquino dijo no sentir presión para el duelo de cuartos de final, menos pensar que tras haber llegado como octavos los rivales tienen más armas que ellos para buscar el título.

"Personalmente no siento presión, me siento bien para enfrentar al equipo, nos veo en la posición en la tabla, ya no veo que fuimos ocho, veo a un equipo que está en cuartos de final y a un equipo que va a pelear como los otros siete por ser campeón, no podemos meternos al campo pensando que fuimos ocho y ellos uno, eso es desventaja y mentalidad negativa, ahora nos vemos al parejo de ellos, dos grandes equipos con dos grandes planteles que van a intentar superar la fase", añadió.

Sobre lo justo que es o no el formato de la Liguilla Mexicana donde el primer lugar puede quedar eliminado en la primera ronda por el ultimo invitado, algo que incluso se ha bautizado como la maldición del súper líder, Aquino opinó.

"En la Liga de México no importa cómo entres, importa cómo sepas jugar Liguillas y sabemos que el grupo tiene calidad para poder ganar este título. Así es la competición, el fútbol nunca ha sido justo del todo y no habría en este caso remarcar si es justo o no el tema de la Liguilla.

"La verdad nunca he creído en maldiciones ni en cuentos de brujas, le verdad es que siempre he creído que en el fútbol el que hace mejor las cosas está más cerca de ganar", finalizó.