20 de febrero de 2013 / 05:47 p.m.

Ciudad de México • El jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, aseguró que las autoridades no tienen ninguna intención de perseguir contribuyentes que no estén en condiciones de hacer frente al pago de sus obligaciones fiscales tras el programa de condonación de adeudos.

En un evento organizado por PWC y el Colegio de Contadores, el funcionario dijo que por el momento no se considera una ampliación al esquema de amnistía fiscal para deudores que se echó a andar el pasado lunes y que tiene como vigencia el próximo 31 de mayo.

Sin embargo, dijo que como autoridad fiscal ejercerán su facultad de exigibilidad de créditos fiscales.

"No utilizamos el término de cacería de brujas, sino que hacemos uso del ejercicio de nuestras facultades, como tal, nosotros solo hacemos la exigibilidad del pago de obligaciones del contribuyente", afirmó.

Pese a las críticas que ayer expresó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) sobre el plazo limitado que establecieron las autoridades para que los contribuyentes con pasivos se pongan al corriente, el jefe del SAT comentó que el artículo tercero transitorio, que se refiere a este esquema de apoyo, no indica que el beneficio tenga una extensión anual.

Explicó que si el periodo para que se acojan a esta amnistía es relativamente corto es porque a diferencia del que se implementó en 2007 éste es menos engorroso, más fácil y ágil, lo que da mayor certeza al contribuyente.

Al cuestionársele sobre cuál es el incentivo o estímulo que deberían recibir aquellos causantes que sí cumplen con sus obligaciones fiscales en tiempo y forma, Núñez respondió que el fisco no lo molestará y podrá estar tranquilo.

ALBERTO VERDUSCO