MAYELA SANTOYO
16 de julio de 2015 / 06:02 p.m.

La derrota 2-1 de Tigres ante el Inter es un marcador remontable. Pese al resultado, existe optimismo en los jugadores felinos, quienes arribaron a la ciudad después de un largo viaje desde Brasil.

Los refuerzos auriazules, Javier Aquino y Jürgen Damm, aseguraron que el equipo está seguro que pueden darle la vuelta al global y conseguir el pase a la Final de la Copa Libertadores.

“El equipo mostró que puede ganar, que tiene posibilidades de acceder a la final, que es un equipo fuerte. En nuestra casa trataremos de sacar el partido y es nuestra obligación. Es un resultado que para nada es escandaloso; el equipo ha hecho un buen partido”, indicó el ex jugador del Rayo Vallecano.

A su vez, Damm resaltó el hecho de haber podido convertir como visitantes, aunado al hecho que se quedaron cerca de conseguir el empate.

“Tenemos todavía 90 minutos para manejar el resultado. Sabemos que ese gol que nos trajimos fue bastante importante. De hecho, en el partido tuvimos varias opciones claras para empatarlo; obviamente la expulsión nos afectó mucho en el sentido de que teníamos que defender, pero creo que el equipo mostró mucha garra y actitud. Lo importante que se trajo un resultado que como quiera ilusiona a todos para pasar”, expresó.

Por su parte, desde los altos mandos de los de San Nicolás, se tiene la confianza que en el estadio Universitario será un partido muy distinto y que aún nada está definido, según comentó el vicepresidente deportivo felino, Miguel Angel Garza.

"Faltan todavía 90 minutos para concluir aquí, si salen las cosas bien esperemos pasar a la siguiente fase.

Miguel, Tigres no han perdido en Libertadores en casa, ¿es un aliciente para el equipo?

“Y no vamos a perder”.