DANIEL MARTÍNEZ
27 de mayo de 2017 / 12:00 p.m.

Aunque no será una invasión a Guadalajara, cientos de aficionados Tigres se encuentran viajando por distintas vías a la sede de la final del futbol mexicano.

Desde principios de semana, los vuelos directos a la Perla de Occidente se agotaron, incluso las aerolíneas tuvieron que sacar viajes con 1 y 2 escalas que subieron de precios pero que de la misma forma se terminaron.

Vía terrestre también están saliendo autobuses cada hora desde Monterrey y conforme pasan las horas la ilusión crece con los incomparables.

Otros más aventurados han tomado su automóvil y deciden tomar carretera con el fin de llegar y buscar un boleto para el partido decisivo.