HÉCTOR GONZÁLEZ VILLALBA | CORTESÍA: LA AFICIÓN
23 de febrero de 2017 / 12:54 p.m.

Samuel Reyes, uno de los fundadores de la barra Libres y Lokos, y quien además se encontraba en la tribuna del estadio Luis "Pirata" Fuente el viernes 17, cuando se registró el pleito con barristas y aficionados del Veracruz, asegura que su organización se defendió y que la seguridad del inmueble falló.

"Hay un movimiento de reacción de varios aficionados tigres, que no son ni el diez por ciento de los que estábamos ahí, que se señala como el iniciador de la bronca, cuando eso ya es una reacción natural, natural quiero pensar, de cualquier ser humano por un hostigamiento y agresiones con proyectiles y botellas de vidrio que estuvimos sufriendo durante todo el partido; por ahí hay algunos videos en los que se ve claramente que cada que había una oportunidad nos daban con todo y al policía no hacía nada".

¿Cuántos policías cuidaban la zona en la que ustedes estaban?

"Sí había, pero yo creo que cuatro o cinco policías".

¿Cuántos de ustedes viajaron?

"180, aproximadamente; (estábamos) junto con el resto de la afición de Tigres, ahí estábamos, en medio de la tribuna del Veracruz".

¿Ustedes empezaron al pleito?

"No y hay muchos testigos de que no fue así; a final de cuentas nos vimos involucrados en un evento en el que no teníamos opción; yo quisiera que la gente lo viera con un poquito más de criterio y se pusiera en posición de alguien que es atacado, no estoy hablando de individual. En la bronca, en ningún momento se ve gente de Tigres golpeando a gente de Veracruz en el piso, no se ve una agresión física hacia ningún aficionado del Veracruz, se ve una reacción natural de un grupo de diez, quince personas en que se van para adelante en una actitud de ya basta, me vas a matar aquí a proyectiles".

¿Qué dirías si la Liga quisiera acabar con las barras, con las salidas a estadios?

"Sería muy injusto que se acabe el ir de visitante, cuando te lo está diciendo una persona que tiene 19 años en esto y en el problema de la violencia tiene mucho que ver con lo que hace y dejan de hacer todos los elementos de quien es el local: su barra, la policía, la seguridad del estadio; es en lo que realmente recae la responsabilidad de que haya o no violencia. El visitante termina estando en una situación de, no quiero decir víctima, pero estando ahí no tiene muchas opciones".

¿A ustedes los agredieron barristas del Veracruz o simples aficionados?

"De los dos, la barra llega ya después a acabar de hacer la bronca más grande. Pasa mucho que los aficionados normalmente conocidos como comunes atacan o agreden a las barras y quieren enseñarse sin que les responda nadie. Es complicado tener una actitud de tiro al blanco y ven, tírame todo lo que quieras".