29 de julio de 2013 / 01:11 p.m.

Con la llegada de nuevos capitales para la construcción de plantas armadoras, la industria automotriz en México ya enfrenta un reto en materia de recursos humanos, toda vez que el personal capacitado puede ser insuficiente ante los requerimientos de los nuevos procesos.

Este riesgo se presenta a pesar de que el país cuenta con importantes centros de capacitación para el sector, y el interés por parte de los jóvenes por incorporarse a estas actividades es significativo, lo cierto es que no se tenía prevista la instalación, casi al mismo tiempo, de cuatro complejos productivos.

La consultora IHS Global Insight prevé que cada nuevo complejo requerirá entre dos mil y tres mil empleados, los cuales deberán tener una capacitación técnica de calidad para mantener los buenos estándares de la mano de obra.

De tal forma que en los siguientes dos años el sector demandará al menos de 8 a 12 mil empleados, sin contar los requerimientos de la industria de autopartes, por lo que hay el riesgo de que el personal sea insuficiente.

Guido Vildozo, gerente del segmento automotor de la consultora, afirmó que a pesar de que las plantas no estén terminadas, el sector ya enfrenta un reto ante la falta de recursos humanos.

El problema es que no hay una solución inmediata.“La planeación tiene que venir a mediano y largo plazo, comenzar a preparar gente para llegar a ese destino sin problemas”. Normalmente la capacitación requiere de entre 24 y 48 meses, dependiendo de la complejidad de las tareas, comentó.

Es por ello que normalizar el sector en esta materia puede tardar hasta dos años, para lo cual deberán invertir en sus recursos humanos y centros de capacitación.

""Tendrán que invertir, ya lo hacen en este momento; por ejemplo, Ford tiene una universidad, también Nissan, y vamos a ver qué es lo que tendrán que hacer para satisfacer la demanda que van a tener.""

Para el especialista en el sector automotor, la única forma de hacer frente a la falta de capital humano en los siguientes años, principalmente en el caso de las nuevas plantas armadoras, tiene que ver con la planeación de menos turnos de producción, es decir, ""en vez de dos o tres turnos estarán operando en solo un turno"", lo cual puede generar una reducción de sus ingresos.

Sobre el tema, Germán Alvarado, subdirector de control de producción de Nissan Mexicana, afirmó que el crecimiento de la empresa, ante la inversión de 2 mil millones de pesos para la construcción de una nueva planta en Aguascalientes, ya representa un reto para mantener el nivel de calidad y productividad.

Sin embargo, considera que ya se encuentran preparados para ello, ya que desde hace más de 10 años la armadora mantiene una vinculación cercana con el sistema educativo, especialmente con universidades y escuelas técnicas mediante el Programa Escuela Nissan.

""A partir del anuncio oficial del proyecto de la nueva planta en Aguascalientes desarrollamos un programa especial de capacitación que nos permite contar con el personal calificado al mismo nivel que la planta actual"", dijo.

Por el momento el personal calificado es suficiente y cuenta con los estándares globales de la empresa, concluyó.

 — NAYELI GONZÁLEZ