24 de mayo de 2013 / 12:32 p.m.

México• La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó que en 2013 el crecimiento económico de México será de 3.9 por ciento, en línea con lo registrado en 2012.

En la actualización de su reporte “Situación y perspectivas de la economía mundial 2013”, el organismo destacó que el producto interno bruto nacional, al igual que el de América Central, se verá afectado por la evolución de Estados Unidos.

Esta estimación de crecimiento contrasta con el ajuste realizado por el gobierno mexicano la semana pasada, al bajar de 3.5 a 3.1 por ciento para este año su pronóstico, ante la situación económica internacional.

Para América Latina, la ONU espera que el crecimiento económico en 2013 sea de 3.6 por ciento en 2013 y 4.2 por ciento en 2014, impulsado principalmente por un fortalecimiento de la demanda interna, en particular el gasto de inversión. En América del Sur el crecimiento se fortalecerá hasta 3.5 por ciento en 2013, aunque será poco el impulso que tendrán Brasil y Argentina.

“En toda la región la demanda interna sigue siendo el apoyo del mercado laboral, sobre todo en América del Sur y México. La tasa de desempleo regional bajó a un mínimo de varios años, de 6.4 por ciento en 2012, y es probable que siga en niveles reducidos en el corto plazo. La perspectiva de inflación es bastante estable, aunque se espera una aceleración ligera en 2013, en medio de políticas monetarias más expansivas en algunos países”, destacó.

En ese sentido, la ONU ajustó a la baja el crecimiento global para este año, de 2.4 a 2.3 por ciento, principalmente por la debilidad del empleo en todo el mundo y la debilidad que se mantiene por la situación de economías desarrolladas.

En el documento, el organismo mundial destacó que si bien desde finales del año pasado las políticas aplicadas por varias naciones han reducido los riesgos, ha aumentado la confianza del consumidor y el interés en las inversiones.

No obstante, se mantienen riesgos elevados que detendrían la hasta ahora frágil recuperación en el mundo, asociados con la zona euro, ajustes fiscales en Estados Unidos y el incipiente crecimiento en las potencias mundiales.

Acechan riesgos

Asimismo, políticas monetarias “no convencionales” adoptadas por países, como Japón, representan riesgos para la recuperación mundial, la cual no se ha acelerado desde la crisis económica de 2008.

Ante este escenario, la ONU detalló que EU tendrá un crecimiento de 1.9 por ciento al finalizar este año, una décima menos a lo calculado a principios de año. Para 2014, el organismo estima que el principal socio comercial de México crecerá 2.6 por ciento.

La ONU solicitó a los líderes mundiales tener como prioridad impulsar una recuperación constante, enfocada principalmente a la creación de empleos.

“La situación del empleo sigue siendo un desafío clave en un gran número de países, ya que la economía mundial sigue creciendo muy por debajo de su potencial. Entre los países desarrollados, el desempleo es más grave en algunas partes de la zona del euro, que siguen con fuertes contracciones de la actividad económica en medio de estrictos programas de austeridad fiscal”, destacó.

La ONU recordó que a principios de 2013 la tasa de desempleo alcanzó 26.7 por ciento en España y 27.2 por ciento en Grecia, con tasas de desempleo juvenil superior a 59 por ciento.

“Además, el desempleo sigue en aumento en otros países de la zona euro como Bélgica, Finlandia, Francia e Italia. La tasa media de desempleo en la zona euro alcanzó un nuevo máximo histórico de 12.1 por ciento en marzo de 2013, y se prevé una media de 12.8 por ciento en 2014.

En el caso de EU, el organismo mundial resaltó que el desempleo se ha reducido, pero se mantiene elevado en términos históricos, aunque se espera una leve mejoría en 2014, al estimar una tasa de desocupación de 7 por ciento para ese año.

ClavesEmergentes, claves

Las economías en desarrollo y en transición tienen un crecimiento mucho más fuerte que las desarrolladas. En respuesta a la desaceleración mundial en 2012, varias aprobaron medidas de expansión monetaria y redujeron sus políticas fiscales.

Para el caso de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), el repunte será más lento, ya que enfrentan importantes desafíos estructurales.

El potencial en muchos países en desarrollo probablemente sea más bajo que antes de la crisis financiera mundial; China, por ejemplo, tendrá tasas de expansión reducidas, en contraste con sus mejores años de crecimiento.

ANTONIO HERNÁNDEZ