8 de septiembre de 2015 / 09:34 a.m.

Ganó Tigres

El TAS (Tribuna de Arbitraje Deportivo) falló a favor del Club Tigres en el caso de Alan Pulido. Finalmente ganó la razón y el jugador tendrá que pagar por sus consecuencias.

Es simple: Pulido tiene un contrato vinculante con la institución felina hasta junio de 2016, convenio que no respetó, ni cumplió, al contrario, desafió al club que lo instruyó en Fuerzas Básicas, que lo debutó en Primera División y que apostó por él como sólida promesa del futbol mexicano.

El delantero, aconsejado por sus representes, equivocó las formas y se lanzó a la aventura europea, sin el consentimiento de Tigres, de la Primera División y la Federación Mexicana de Futbol, haciendo las cosas chuecas.

Pulido, amparado por la Comisión del Estatuto del Jugador de la FIFA, obtuvo un pase provisional para jugar con el equipo griego Levadiakos, en tanto se emitía la resolución final del TAS.

En contra del reglamento internacional, Levadiakos lo traspasó al Olympiakos, club que a su vez lo registró para jugar la Champions League.

Ayer, el TAS resolvió el juicio a favor del Club Tigres, que en primera instancia anunció que prepara entablar una demanda para los involucrados (jugador y los dos equipos griegos).

¿Qué sigue para Pulido? Por incumplimiento de contrato debe pagar por daños y perjuicios (pago a la institución por multas por 17 meses sin cumplir su contrato vigente, y pago por el juicio que se llevó a efecto), y también puede recibir una sanción deportiva (castigo de cuatro a seis meses de inactividad).

Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, manifestó además que "se le sanciona con el pago de los costos de este proceso en específico, más una aportación al Club Tigres y una a la Federación Mexicana de Futbol".

Un triunfo legal de Tigres, que deja a la deriva un prospecto con un futuro brillante, opacado por gente que en vez de ayudarlo, lo perjudicó.

guillermo.gonzalez@multimedios.com
Twitter: @WillieMty