30 de mayo de 2013 / 03:02 p.m.

 Los países de la OCDE adoptaron hoy un plan de acción juvenil en el que se comprometen a ofrecer ""una garantía de recursos"" a los jóvenes en paro condicionada a obligaciones estrictas de una búsqueda activa de empleo y de pasos para mejorar su adecuación al mercado laboral.

Se trata de ""aportar una ayuda apropiada a los ingresos de los jóvenes parados hasta la mejora de la situación del mercado laboral"", según el texto del plan de acción asumido por los ministros de los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su reunión anual en París.

Este dispositivo previsto "a corto plazo" irá dirigido en particular a los jóvenes desempleados más desfavorecidos en términos socioeconómicos o a los que salieron del sistema escolar con bajo nivel de cualificaciones o sin ellas para intentar que mantengan más fácilmente el contacto con el mundo del trabajo.

Los ministros también decidieron "mantener y cuando sea posible ampliar" los programas de consejo y de ayuda a la búsqueda de un puesto de trabajo o a la creación de su propia empresa, así como reforzar el sistema educativo y en particular su eficacia laboral.

Eso pasa por combatir el fracaso escolar y ofrecer una segunda oportunidad a los que no terminaron el segundo ciclo de la secundaria, velar para que los programas de formación profesional aporten ""un buen nivel de competencias de base"" y se ajusten a las necesidades de las empresas.

Otro paquete de acciones del plan pretenden modificar las políticas y las instituciones del mercado laboral para facilitar la integración y luchar contra la exclusión social.

Entre ellas figuran la de combatir el dualismo entre los trabajadores con contrato indefinido y temporal con garantías para "un trato más igualitario".

Igualmente está la de establecer "un periodo de prueba razonable" -cuya duración no se precisa- que ""permita a los empresarios ofrecer a los jóvenes faltos de experiencia una oportunidad de probar (su valía) y facilitarles el acceso a un empleo regular"".

""Es imperativo actuar inmediatamente para impedir que la crisis tenga un impacto todavía más negativo sobre las perspectivas de los jóvenes"", subrayó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

La tasa de paro juvenil en el conocido como el "Club de los países desarrollados" era del 16.6 por ciento en el primer trimestre del año, pero con notables diferencias: el pico se daba en Grecia, con 57.8 por ciento, en España con 56.8 por ciento, en Italia con 38.3 por ciento y en Portugal con 38.2 por ciento.

Además, esas cifras no incorporan en su totalidad a los "ni ni", es decir, los que carecen de empleo y de formación, que muchas veces están fuera del mercado de trabajo.

Este grupo representaba entre enero y marzo 15.2 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 24 años en el conjunto de la OCDE (cerca de 22 millones), pero hasta el 27.4 por ciento en Grecia, el 21.4 por ciento en Italia o el 19.6 por ciento en España.

La OCDE, que prestará apoyo a sus Estados para la aplicación de este plan de acción -Portugal e Irlanda ya lo han solicitado de forma explícita-, dará cuenta de los progresos realizados en la reunión de ministros del año próximo.

EFE