30 de abril de 2013 / 05:24 p.m.

El Parlamento chipriota aprobó con la mayoría estrictamente necesaria, el plan de ajuste acordado con la troika internacional a cambiodel rescate por valor de 10 mil millones de euros a la isla mediterránea.

A favor del memorando votaron los 29 diputados que eran necesarios para lograr la mayoría absoluta y que forman parte de los partidos que apoyan al presidente, Nikos Anastasiadis.

En contra votaron los restantes 27 parlamentarios de los partidos de la oposición e independientes.

El programa de rescate de la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) por valor de 10 mil millones de euros tiene una serie de contrapartidas, entre las que figuran la reestructuración de la banca, subidas de impuestos y recortes salariales en el sector público.

Anastasiadis instó a la Cámara -durante una visita a una base militar- a aprobar el memorando "que permitirá a nuestro país respirar" y aseguró que "nos dan la oportunidad de superar los problemas de la crisis que enfrentamos".

El líder de su partido, DISY, Averof Neofitu, reconoció en el hemiciclo que a Chipre le espera uncamino difícil, que incluirá una "profunda recesión para lograr la estabilidad".

"Nosotros calculamos que la recesión será más profunda que la que hemos visto en Portugal y otros países", señaló.

El líder del partido ecologista, Yioryos Perdikis, incluso se aventuró a cifrar sus pronósticos de recesión, al hablar de un retroceso del 40 % del PIB en los años que durará la aplicación del memorando, uno de los muchos argumentos por los que, dijo, su formación no estaba dispuesta a apoyarlo.

Por su parte, el presidente del partido centrista DIKO, Marios Karoyian, su principal socio en el Gobierno, calificó de "injusta, irracional, dura y violenta" la decisión del Eurogrupo de imponer este programa de ajuste, pero admitió "que desafortunadamente no tenemos otra opción que la de aceptar las condiciones del memorando".

Radical fue el rechazo del partido comunista AKEL, que presidió el último Gobierno y cuyo presidente, Andros Kyprianú, afirmó que con la aceptación del memorando "no habrá perspectivas de crecimiento", y por ello optó por plantear una salida del euro.

"Estamos listos para discutirlo. Sabemos que es una opción difícil. Estamos listos para discutir con todos pasar a la nueva moneda", añadió Kyprianú, quien anunció que presentará una propuesta formal al presidente y al resto de los partidos.

Entre los partidos que rechazaron el plan figura también el socialdemócrata EDEK, cuyo líder y presidente del Parlamento, Yiannakis Omiru, dijo que hoy el Legislativo decidía si acepta "imposiciones coloniales" del memorándum.

EFE