ROBERTO FLORES - @BETOFLORES67
20 de abril de 2016 / 08:07 p.m.

Parece que a Tigres el sufrir en una Final es algo que no lo puede alejar de su ADN y anoche en la Ida de la disputa por el título de la Concachampions dejó la mitad del trofeo al caer 0-2 ante un América que aprovechó las únicas dos que tuvo.

Ahora los felinos tendrán que ir al Estadio Azteca la próxima semana a ganar 3-0 si quieren ir a Japón a final de este año, pues con los goles de visitante las Águilas tendrán todo para manejar la ventaja a placer el 27 de abril.

Una vez más apareció la falta de ideas al frente y la incapacidad para aguantar los embates ofensivos rivales que hicieron ver fácil el anotar cuando se decidieron.

Con las bajas que tenía para este partido, América vino a plantear una estrategia conservadora, pero muy inteligente, esperando y apretando apenas Tigres cruzaba el medio campo buscando robar el balón y proyectar en descolgada a Oribe Peralta y Darío Benedetto.

Los felinos buscaron por uno y por otro lado, Ricardo Ferretti volvió a repetir la estrategia del juego ante Dorados con un Israel Jiménez siendo la llave que generaba las acciones de peligro y Aquino sosteniendo un duelo muy cerrado con Ventura Alvarado.

A los 11 minutos el "Gringo" Torres le filtró un pase a Sobis que disparó por un costado; después al 23' se dio un tiro libre de Juninho que pasó apenas encima del arco de Hugo González.

Las Águilas no tenían mucha intención de ir al frente, de hecho su única jugada de peligro fue al 17" en un tiro de Benedetto.

Ignacio Ambriz les pedía apretar la marca y buscar provocar el error felino, además de cortar mucho el juego con faltas ante la complacencia del árbitro Roberto García Orozco.

La mejor opción del primer tiempo se dio al 33', cuando el "Piloto" Jiménez tomó el balón adelante de medio campo, hizo una diagonal llevándose a tres enemigos y cede a Aquino que tenía a merced al portero americanista, pero mandó su disparo por encima, dejando ahogado el grito de gol en la garganta de los Incomparables.

Un minuto después André Pierre Gignac dio un primer aviso al ganarle un balón a Paolo Goltz y disparar apenas por un costado. Tigres fue mejor en la primera parte, pero no supo capitalizar ante un rival que estaba cómodo con el cero a cero.

Para Tigres también era importante no recibir gol, pero en el complemento tenía que ir por la victoria para no estar comprometido para la Vuelta en el Estadio Azteca la próxima semana.

Sin embargo, la noche se les vino encima al 49'. Oribe entró al área con pelota controlada y de taquito la dejó para Osvaldo Martínez quien mandó un centro a segundo palo donde Darío Benedetto llegó para empujarlo de cabeza y poner el 0-1.

Los Incomparables reaccionaron alentando con porras al equipo, sabiendo que necesitaban reaccionar, tras una anotación que era importante por la condición del gol de visitante.

América se acomodó aún más atrás con el gol, dejando que los felinos fueran al frente para buscar matarlos en un contragolpe.

Lo que se le dio al 57', en una salida rápida y una pésima salida de Nahuel Guzmán hasta casi medio campo y cuando Andrés Andrade tiró y anotó en la portería desguarnecida inexplicablemente fue anulado por fuera de lugar inexistente.

"Tuca" ya no aguantó más y mandó a Damián Álvarez a la cancha por Damm, quien fue secado todo el partido por el paraguayo Samudio. Y el "Enano" tuvo una opción de gol al 63" en un tiro que controló bien González.

La presión felina era incesante, todavía más cuando al 70" ingresó Mancilla por el "Gringo" Torres, a lo que de inmediato contestó Ambriz sacando a Benedetto por un defensa más como Erick Pimentel.

Una y otra vez Tigres intentó, pero las mismas que se topó en una pared americanista. Todavía a 15 del final ingresó Zelarayán por Sobis, pero no había claridad y sí mucha desesperación.

Al 81' Gignac se quitó a dos dentro del área, pero su disparo se fue desviado. Ya no hubo más, muchas ganas y actitud, pero sólo eso, mientras lo mejor era su afición, que los últimos minutos no dejó de cantar y alentar.

Para colmo de males al 92' y cuando había que evitar otro gol, vino un descuido y Osvaldo Martínez puso el 0-2 que fue un balde de agua fría para los Incomparables.

Ahora no queda otra que ir al Azteca y tratar de emular aquel "Aztecazo" del 2005 cuando le dieron vuelta a un 3-1 aquí en la Ida de los Cuartos de Final y allá ganaron 4-1 con un gol de último minuto. Se antoja poco probable, pero no imposible.
Goles