22 de octubre de 2013 / 06:32 p.m.

Se comentó que se requiere invertir 60 mil mdd al año para elevar producción de crudo.

Guadalajara.- Al cierre de 2013, las pérdidas para Petróleos Mexicanos (Pemex) en el rubro de refinación podrían ascender a casi 100 mil millones de pesos, previó el director de la paraestatal, Emilio Lozoya Austin. "Sólo en refinación, las pérdidas proyectadas para 2013 son de casi 100 mil millones de pesos, casi 1.0 por ciento del PIB que el país está subsidiando a Pemex con estas pérdidas. Además de los subsidios que se cuenta con el precio de la gasolina", expresó. En la XI Cumbre de Negocios que se realiza en esta ciudad, destacó la importancia de la reforma energética para convertir a Pemex en una empresa altamente competitiva, y ejemplificó que el gas más barato permitiría bajar costos en diversos energéticos. En la actualidad, refirió, se importa 50 por ciento de las gasolinas, una tercera parte del gas natural que se consume en el país, 65 por ciento de los fertilizantes y más de 60 por ciento de los productos petroquímicos. En la plenaria "Energía: La apertura del sector desencadenará una nueva dinámica de crecimiento", el funcionario calificó de "falacia" el hecho de que algunas fuerzas políticas aseguren que la reforma energética es privatizadora, y afirmó que Pemex requiere socios, no intermediarios. Los grandes elementos que se quieren atender con la reforma es que la propiedad de los recursos naturales sigan siendo de la nación. "Se ha venido diciendo por algunas fuerzas políticas que la reforma del presidente Enrique Peña Nieto es una reforma privatizadora y esto es falacia. "La reforma pretende que los recursos naturales sigan siendo propiedad del país, que Pemex siga siendo una empresa ciento por ciento mexicana, igual que la Comisión Federal de Electricidad; que simplemente se pueda compartir el riesgo con la iniciativa privada", argumentó. El director de Pemex insistió en que "claramente" Pemex requiere de una reforma interna, ya que desde 1992 tiene una estructura corporativa prácticamente intacta que no atiende la modernidad de la industria petrolera. Mencionó que la paraestatal cuenta con cuatro subsidarias y cada una sale a comprar bienes y servicios de forma independiente. "No somos capaces de utilizar nuestra economía a escala, a pesar de que somos la empresa más grande del país". Sin embargo, destacó que ya se inició un proceso de consolidación de compras que en lo que va del año generó ahorros por casi 600 millones de dólares tan sólo en la adquisición de equipos que se utilizan en las cuatro filiales. Recordó que en la actualidad Pemex requiere invertir 60 mil millones de dólares al año para elevar la producción de crudo de 2.5 millones de barriles diarios a 3.0 millones en los siguientes años. Expuso que la compañía sólo dispone de recursos por 25 mil millones de dólares al año y una modificación de su régimen fiscal ?por el que transfiere al Estado más impuestos que las utilidades que obtiene? añadiría otros 10 mil millones de dólares a su capacidad de inversión. "Por eso se requiere inversión privada. La otra opción es incrementar la deuda del país. Ese camino ya se recorrió y es incorrecto para México", aseguró. Asimismo, Lozoya Austin consideró que uno de los mayores retos para Pemex es el capital humano. "Esperamos que en el contexto de la reforma, las fuerzas políticas liberen a Petróleos Mexicanos de ciertas rigideces salariales, porque si nos abren a la competencia, pero nos mandan con las manos atadas en términos de compensación, pues nuestra mejor gente se va a ir. "Un cheque más grande es una forma de quitarle a Pemex lo más valioso que son sus recursos humanos", advirtió.

Notimex