LUIS MORENO
8 de junio de 2013 / 08:06 p.m.

México • En los últimos 13 años las catástrofes naturales, como temblores e inundaciones, entre otras, han provocado pérdidas económicas de 2.5 billones de dólares a las empresas, a escala mundial, señaló el Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres de la ONU y Pricewaterhouse Coopers (PWC).

Las pérdidas económicas anuales por desastres han aumentado anualmente, pues pasaron de 10 mil millones de dólares en 1975, a 400 mil millones en 2011, indicó el informe presentado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR por su sigla en inglés) y PWC.

"Estas pérdidas son por daños a fábricas, oficinas, y en general a la infraestructura que han tenido las empresas; representan el impacto directo que se tiene y no contempla las pérdidas indirectas que después registran las empresas, que seguramente podrían ser mayores, pero eso no está cuantificado", puntualizó, Andrew Maskrey, jefe de la Sección del Conocimiento del Riesgo del UNISDR.

Añadió que aunque el estudio no hace análisis por países o región económica, el estudio detalla que 50 por ciento de las pequeñas y medianas empresas que sufren un desastre natural no logran recuperarse del incidente, lo cual es un indicador de cuidado para México, un país con un gran porcentaje de empresas de menor tamaño.

Cabe destacar que en México 99.8 de las entidades económicas que tienen operaciones son clasificadas como micro, pequeñas y medianas, según la Secretaría de Economía.

Jorge Alfredo Fernández, socio líder del sector gobierno de PWC, señaló que gran parte de la actividad económica en México se encuentra ubicada en una zona de riesgo, por lo cual se necesita contribuir a la formación de un sistema nacional de alarmas, así como trabajar en el aumento de la cultura de la prevención en las empresas, con el fin de evitar futuras pérdidas económicas.

Puso en relieve que las empresas transnacionales que están en México, así como las firmas grandes mexicanas, ya tienen una cultura de prevención al nivel de países desarrollados, pues desde de casi 10 años han avanzado en medidas para atenuar los impactos de fenómenos naturales, siendo las firmas del sector asegurador y financiero dondemás adelantadas se encuentran.

"Como todas las iniciativas a nivel internacional se comenzó antes en otros países, pero fue llegando a México con la necesidad, ya no solo en subsidiarias de transnacionales, sino en empresas locales; ellas tienen una política de administración de riesgos establecida que forma parte de su gobierno corporativo", explicó.

No obstante, el especialista de PWC afirmó que el problema en México son las pymes, puesto que no están en condiciones de afrontar un daño de esta naturaleza, y no han previsto el impacto tan negativo que pudiera tener un fenómeno natural.

"Ahora bien, si nos vamos a las pymes, ese marco de administración de riesgos es muy limitado aún, hay mucho trabajo por hacer y representan una inversión en firmas en donde los recursos de los que disponen están enfocadas a inversiones para la operación diaria", subrayó.

Añadió que el riesgo de no contar con una política de prevención de desastres en las pymes mexicanas no debe preocupar solo a ellas, sino a las empresas grandes, puesto que las empresas de menor tamaño son parte de cadenas productivas y son proveedoras de las firmas grandes.

Claves

Impacto

- El Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastre de la ONU y PWC destaca que las pérdidas indirectas no fueron contabilizadas, pero éstas serían más grandes que el impacto directo que tuvieron las empresas.

- Las pérdidas anuales tan solo por vientos y sismos se calculan sobre el orden de los 180 mil millones de dólares en los últimos 13 años a escala mundial.

- El valor de bienes de capitales en zonas donde son comunes los huracanes ha subido 400 por ciento en 10 años, refiere Pricewaterhouse Coopers.