19 de junio de 2013 / 02:08 p.m.

Madrid • El Fondo Monetario Internacional pidió hoy a España profundizar la reforma laboral realizada el año pasado a fin de estimular el empleo, a través de medidas como abaratar el despido y la baja de salarios.

En un informe de la misión del organismo internacional que supervisa la economía española, precisó que el imperativo de la política económica debe ser generar empleo y crecimiento y eso exige "elevar el esfuerzo reformista a la altura de los retos".

"El eje debería centrarse en una estrategia favorable al empleo que permita a la economía crecer y generar empleo", manifestó al recordar que se debe profundizar la reforma laboral mediante lo que denomina "flexibilidad, dualidad y oportunidades de empleo".

Indicó sobre la flexibilidad "que las herramientas actualmente disponibles podrían fortalecerse, especialmente mediante la simplificación de los procedimientos de descuelgue".

Explicó que "el progreso en la reducción de la perniciosa brecha entre contratos permanentes y temporales ha sido insuficiente", por lo que pide se "alineen los costos de despido para los contratos indefinidos con la media de la Unión Europea".

El FMI señaló que se requiere "reducir el número de contratos, ampliar el uso del nuevo contrato permanente, y reducir el margen de interpretación judicial de los despidos objetivos".

Sostuvo que se debería generar el "compromiso de los empresarios de generar incrementos significativos en el empleo, a cambio de la aceptación por los sindicatos de una significativa moderación salarial".

Asimismo pidió algunos incentivos fiscales a través de reducciones inmediatas en las cotizaciones a la seguridad social compensadas por incrementos en la recaudación por imposición indirecta en el medio plazo.

En términos generales, el organismo indicó que fuertes condiciones adversas mantienen la recesión "con unos niveles de desempleo inaceptables", y que los menores costos de financiar la deuda pública en los mercados no se traslada a la economía real.

"El crédito está contrayéndose de forma pronunciada y los tipos de interés de los préstamos siguen siendo demasiado elevados", apuntó.

Recalcó que el desempleo ha alcanzado el 27 por ciento y la economía se ha contraído durante siete trimestres, lastrada por el desapalancamiento del sector privado, la consolidación fiscal, y las rigideces del mercado laboral.

Destacó que las perspectivas son aún difíciles, y se espera que el crecimiento empiece a ser positivo más adelante en el año y que reporte una recuperación gradual del 1.0 por ciento en el medio plazo.

Además, pronosticó que el sector exterior "seguramente continuará siendo el punto fuerte, pero probablemente no baste para generar un crecimiento suficientemente pujante dada la débil demanda interna".

"Un escenario más positivo similar al previsto por el gobierno es ciertamente posible, especialmente a medio plazo si se llevan a cabo las reformas previstas en su integridad tanto en España como en Europa", precisó.

Aclaró que hay riesgos a la baja, como el hecho de que el desapalancamiento del sector privado podría lastar el crecimiento o que las presiones de los mercados financieros podrían intensificarse.

NOTIMEX