5 de junio de 2013 / 05:41 p.m.

Bruselas • El presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, pidió hoy a las autoridades de la Unión Europea (UE) "medidas concretas" para ayudar a reducir el desempleo juvenil en su país, que llega a 57 por ciento de los trabajadores menores de 25 años.

Rajoy y siete de sus ministros de áreas relacionadas a la economía y el desarrollo se reunieron en Bruselas con el colegio de comisarios europeos para reiterar su determinación en proseguir con los ajustes exigidos por la Comisión Europea (CE) contra la crisis.

Al presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, el mandatario español solicitó acelerar la entrega de los seis mil millones de euros (unos 7.8 mil millones de dólares) previstos para el novedoso fondo contra la desocupación juvenil para el periodo de 2014 a 2020.

Asimismo pidió que no computen como déficit las bonificaciones para la contratación de jóvenes.

Por otra parte, reafirmó que la reforma del sistema de pensiones español estará lista hasta finales del año, como recomendó la CE, que quiere que la edad de jubilación en el país ibérico pase a incrementarse en función del aumento de la esperanza de vida.

Según Rajoy, España ha perdido 3.3 millones de cotizantes desde 2007, mientras que el número de beneficiarios se ha incrementado en 700 mil, contribuyendo para el déficit de la Seguridad Social desde 2010.

Rajoy también aseguró a Durao Barroso que implementará una reforma tributaria en 2014, centrada en "fomentar el ahorro, la inversión empresarial, la creación de empleo, vías de financiación a las pymes (pequeñas y medianas empresas) y a I+D (investigación y desarrollo), y alternativas al mercado bancario".

Al mismo tiempo no descartó un alza de impuestos diciendo que, pese a que no tiene "ningún interés" en ello, "el compromiso con el déficit es ineludible".

Durao Barroso alabó los "esfuerzos muy importantes" realizados por España "para llegar a la recuperación sostenible de su economía y la reducción de su inaceptable nivel de desempleo" y afirmó que los resultados empiezan a aparecer.

"Hace algún tiempo había un drama sobre la situación de España (...) y hoy no. Hoy hay mayor confianza", sostuvo, destacando que el país "está mejorando mucho su competitividad".

El líder del Ejecutivo europeo dijo ser "plenamente consciente de las graves consecuencias de la crisis en la sociedad española, las grandes dificultades a las que se enfrentan cada día las familias y las empresas, y muy especialmente de la difícil situación de los jóvenes en busca de un empleo".

Por ello, afirmó que "es muy importante que España continúe avanzando de manera decidida" en las reformas.

"Hemos planteado recomendaciones muy claras. Me alegra de que haya una gran convergencia entre España y la Comisión sobre las prioridades en reformas", completó.

Notimex