16 de diciembre de 2013 / 08:46 p.m.

Bruselas.- La reestructuración del sector bancario en España se ha completado con éxito, pero el país debe seguir vigilando "de cerca" la situación de sus entidades, advirtieron hoy la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

La observación consta de los dos informes resultantes de la última misión de inspección realizada por la troika de acreedores internacionales al país antes de que se concluya su plan de rescate bancario, el próximo 23 de enero.

"Los esfuerzos en el marco del programa de ayuda han transformado el sistema bancario (español) en un sistema más sólido, más seguro y de un tamaño más razonable", destacó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su evaluación, realizada entre el 2 y el 13 de diciembre.

 

No obstante, la institución afirmó que "pese al sustancial progreso, persisten desafíos para el sector financiero al continuar la economía en un proceso de desapalancamiento del sector privado y una consolidación fiscal que puede frenar el ritmo de la recuperación, con repercusiones directas sobre la rentabilidad bancaria".

"Por ello es crucial mantener el esfuerzo en las reformas", insistió, a la vez que pidió a los bancos españoles vender parte de sus activos inmobiliarios para contribuir con el relance del mercado.

A su juicio, las entidades deberían "aprovechar la actual buena situación en los mercados para emitir acciones, restringir el pago en metálico de dividendos y mejorar sus resultados con medidas para ganar eficiencia en vez de confiar en la contracción del crédito".

 

Por su parte, la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) consideraron "bien avanzado" el proceso de reestructuración de los bancos que se han beneficiado de la ayuda de 41.3 mil millones de euros recibidos por Madrid de sus socios desde julio de 2012.

No obstante, señalaron la importancia de que España complete la agenda de reformas y cumpla con sus objetivos de reducción de déficit y de la deuda pública con el fin de "devolver a la economía a una senda de crecimiento sostenible".

"Debe mantenerse el impulso para finalizar las reformas planificadas y en marcha, entre las que se encuentran la retrasada ley de servicios profesionales, las reformas de la administración pública, el refuerzo adicional de las políticas del mercado de trabajo, la eliminación del déficit de tarifa y la revisión del sistema tributario", enumeró Bruselas.

Al mismo tiempo, "los políticos y supervisores necesitan continuar prestando especial atención a los bancos actualmente controlados por el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB), para asegurar que tanto la gestión como los modelos de negocio persigan que las entidades avancen".

"El diagnóstico continuo en profundidad de la resistencia a shocks y la solvencia del sector bancario español sigue siendo vital", subrayaron el Ejecutivo europeo y el BCE.

NOTIMEX