7 de mayo de 2013 / 11:52 p.m.

Monterrey.- • Nuevo León ha dejado de recibir inversiones por alrededor de 900 millones de dólares por la falta de certeza de un abasto suficiente de gas para los procesos industriales, aseguró el presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación, Álvaro Fernández Garza.

Aunque la medida de la Comisión Reguladora de Energía de reducir el costo del gas licuado fue bien recibido por los industriales, es necesario ir creando una solución a largo plazo para que no siga afectando la inversión.

"Hoy, definitivamente, hay muchas inversiones de muchas empresas detenidas porque no hay certeza y yo creo que poco a poco se está llevando a que existe certeza en la industria, y aún así, algunas inversiones se van a ir", dijo Fernández Garza.

Los empresarios llevan su dinero a donde hay seguridad, explicó, y si supieran que a finales del 2014 o del 2015 habrá esa infraestructura que se necesita, programan sus inversiones acorde a esa situación.

Pero si no la hay se van "porque son inversiones que no pueden esperar, que son muy rentables aquí, en Texas o en alguna otra parte del mundo".

Son inversiones que no pueden esperar y optan por irse a otros países, pues el problema no es privativo de Nuevo León, sino de todo México, debido a la falta de infraestructura para procesar el energético y luego para trasladarlo en caso del que se importa.

La mayor parte de los proyectos que no iniciaron son del sector de cogeneración de electricidad, cuyos procesos requieren de una gran cantidad de gas.

Calculó que en el mediano plazo, dos años o tres, se debe tener esa infraestructura que dé certeza a los procesos, para recuperar esas inversiones.

"Te puedo hablar de proyectos de empresas que aquí, que conozco con mucha claridad en Nuevo León, pero nomás las que me sé, y estoy hablando de 800, 900 millones de dólares, nada más las que conozco de aquí de Nuevo León", dijo el líder empresarial.

Todo es cuestión de infraestructura, dijo el líder empresarial y consideró que en caso de crearse esta, muchas de las inversiones podrían regresar de inmediato.

Actualmente, existen tres proyectos importantes de infraestructura por parte del Gobierno federal, que, de concretarse, ayudarían a salvar esta situación.

Estos consisten en ampliación de tuberías y construcción de estaciones de compresión que ayuden a llevar el energético hasta el sur del país.

El tercer proyecto es un ducto que vaya directo desde la frontera norte hasta el centro del país, como complemento al que actualmente existe por la margen del Golfo de México.

Esta infraestructura implica una inversión de alrededor de tres mil millones de dólares y no requiere de una reforma energética, pues se puede iniciar de inmediato porque depende solo del Ejecutivo federal.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL