6 de mayo de 2013 / 01:24 p.m.

El turismo de congresos y convenciones cada vez crece en importancia económica para México, pero los organismos encargados de la promoción tienen problemas para obtener los recursos por parte de los estados, que regularmente los usan con fines políticos.

De acuerdo con información de la Secretaría de Turismo (Sectur), la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC) en cada estado es las encargada de postular a la ciudad que representan para atraer eventos; llegan a tener varios nombres, como Oficina de Congresos y Convenciones y Oficina de Convenciones y Exposiciones.

Todos estos organismos obtienen los recursos mediante el impuesto a la hotelería de entre 1 y 3 por ciento, el cual varía en cada destino; sin embargo, Óscar García Ramos, presidente de la Asociación de Mercadotecnia de Destinos de México (Amdem), que agrupa a todas las oficinas del país, declaró en entrevista que en muchas ocasiones no se les transfiere la totalidad de los recursos que les corresponden.

Sí existen estas situaciones, ""no voy a mencionar los casos, porque es ventanear gente, pero sí los hay y mucho más de lo que comúnmente uno quisiera. No todo el dinero les llega a las OCV"", recalcó el directivo.

García Ramos señaló que algunas de las razones por las que no les llega la totalidad de los recursos correspondientes es porque el estado los utiliza para fines administrativos o se van a otras acciones que las autoridades eligen, y como ""destino no te llega el 100 de lo que recabas"".

Federico Treviño, director de la OCV de Monterrey, informó que los recursos que tiene para fomentar la actividad de turismo de reuniones son 40 millones de pesos, las grandes ciudades llegan a tener 80 millones de pesos y los destinos de sol y playa, como Cancún, cuentan con recursos por 100 millones de pesos.

Con base en un estudio realizado por la Sectur, al mando de Claudia Ruiz Massieu, el turismo de reuniones ha crecido en su importancia económica, al grado de generar 12 mil millones de dólares, lo que significa 1.43 por ciento del producto interno bruto (PIB); adicionalmente, de forma indirecta contribuye con otros 13 mil millones de dólares.

El presidente de la Amdem denunció que no solamente esta cuestión de la falta de recursos es a la que se atienen las oficinas de convenciones, sino que también existe otro problema, y es que son usados por los políticos como bandera para impulsarse.

Desafortunadamente, sí se le ha antojando a personajes de diferentes localidades que las OCV les pueden servir como bandera para impulsarse políticamente, enfatizó el directivo.

""Al final esto es crítico, porque si el político no recibe lo que quiere de la oficina de convenciones la puede desaparecer o mínimo cortar el financiamiento, y la OCV se queda en estado catatónico. Ese tipo de cosas hay que reconocerlas, verlas por lo que son"", mencionó García Ramos.

De acuerdo con información de la Amden, existen en el país 55 oficinas de convenciones encargadas del turismo de reuniones. Recientemente desapareció la de Puebla, ya que el nuevo gobierno decidió absorber las funciones mediante la Secretaría de Turismo estatal.

Respecto a si existe una forma de protegerse para que las OCV obtengan todos sus recursos recabados, García Ramos mencionó que al final de cuentas no dejamos de ser una República y cada estado tiene su independencia y aplica los recursos que se dan del impuesto a la hotelería a su propia elección.

Por su parte, David Hidalgo, gerente de postulaciones del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), reconoció que se tiene conocimiento de que algunas oficinas de convenciones tienen más problemas que otras en este sentido,""pero nosotros no tenemos la facultad ni los instrumentos para regular la cuestión de los recursos"".

En referencia a la diversidad de nombres que tiene este tipo de oficinas, el funcionario mencionó que en realidad hace falta una homologación e incluso ir más allá, ya que en los países avanzados se les pone organización en destino de marketing, donde se engloba a todas las industrias relacionadas con las convenciones, no solo el turismo.

""Ya no solo integran los valores de servicio que puede ofrecer el destino, sino integran a su industria local; los ubican en un mismo objetivo y trabajan con la finalidad de que los eventos gremiales tomen por sede el destino y de manera coordinada manejan las estrategia de promoción y comercialización"", concluyó David Hidalgo.

Claves

Generación de empleos

- El empleo generado a raíz de la actividad del turismo de reuniones es de 783 mil 700. En promedio, los recintos grandes contratan 169 personas de tiempo completo para atender los eventos.

- El 31 por ciento de los recintos feriales son administrados por una empresa privada, 10 por ciento por una autoridad del centro de convenciones casi pública y cerca de 41 por ciento son administrados directamente por una entidad gubernamental.

- En cuanto a asistencia, los recintos grandes promediaron 2.3 millones a sus eventos, los recintos medianos 523 mil y los chicos 113 mil.

 — ROBERTO VALADEZ