11 de mayo de 2013 / 05:38 p.m.

México • El valor del pollo entero aumentó 12.5 por ciento en cuatro meses, al pasar de 29.43 pesos el kilo a principios de este año a 33.11 pesos en abril, señalan datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) de la Secretaría de Economía.

Este aumento en las ventas al mayoreo se presenta en línea con el incremento en el valor del huevo, el cual, ha señalado el titular de la Secretaría de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, se trata de un movimiento especulativo de mercado sin relación con el brote de influenza aviar.

El precio de las piezas del ave también se cotiza a niveles elevados; la pechuga del pollo se vende en 57.73 pesos el kilo, 15.2 por ciento superior a lo que costaba en enero de este año, cuando su precio era de 50.08 pesos.

La pierna y muslo tienen un valor de 33.09 pesos por kilogramo, 17.5 por ciento más de lo que se comercializaba en los primeros días de 2013, cuando cotizaba en 28.14 pesos. Incluso el retazo de pollo está más caro, pues elevó su precio 16.1 por ciento.

Un estudio realizado por Grupo Consultor de Mercados Agrícolas apunta que en el promedio nacional se estaba vendiendo el pollo vivo en abril a 25.62 pesos el kilo, lo que significa un incremento de 7.44 por ciento respecto al valor de marzo, cuando eran 23.84 pesos.

En tanto, información de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) refiere que en el cuarto mes del año el pollo entero está comercializándose al consumidor final a un costo promedio de 37.04 pesos, 3.18 por ciento más que en marzo, cuando estaba en 35 pesos.

La pechuga de pollo presenta un valor al público en general de 67.57 pesos el kilo, mientras que la pierna y muslo es de 47.78 pesos.

Estos aumentos se reflejaron en la inflación, la cual, según indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, creció 0.07 por ciento a tasa mensual en abril, colocando este mismo indicador, pero anualizado, en 4.65 por ciento más, desde 4.25 por ciento de marzo.

A su vez, el subíndice de precios de alimentos, bebidas y tabaco, al cuarto mes del año, subió 0.29 por ciento y el de las mercancías no alimenticias 0.03 por ciento.

Información de la Unión Nacional de Avicultores apunta que la oferta de pollo en 2012 fue de 3 mil 284 millones de toneladas, cifra 2.5 por ciento superior a los 3 mil 204 millones de 2011.

Este año, la agrupación que reúne a las empresas del sector señala que esperan una producción este año de 3 mil 352 millones de toneladas, y que el consumo per cápita se mantenga con una tasa de crecimiento de 2 por ciento.

Asimismo, destaca que el consumo de carne por persona en México es de 53 kilogramos anuales, la carne de pollo y pavo participa con 50 por ciento del total, seguida de la carne de res, con una participación de 30 por ciento.

En abril las compras al exterior de pollo aumentaron 7.6 por ciento, respecto al mismo periodo de 2012; el volumen total de compras de esta proteína es de 213 mil toneladas.

Los principales estados productores de pollo son Veracruz, con 11 por ciento; seguido por la región de la Laguna, con 10 por ciento; Puebla, 7 por ciento, y Jalisco y Yucatán, con 6 por ciento, respectivamente.

Un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, apunta que para 2021 el consumo per cápita subirá a 29.6 kilogramos por persona

El Instituto Nacional Avícola busca elevar el consumo de pollo y, junto con el gobierno federal, mostrar las bondades del alimento. En este proceso ha desmentido algunos mitos, entre ellos el uso de hormonas para producir pollo, que no los matan a golpes, que son diferentes a la gallina y que no siempre deben ser amarillos para ser sanos.

Derivados

Se ha importado a México un valor total de 23 millones de dólares de huevo en polvo y líquido, cifra 123 por ciento superior a lo alcanzado en igual lapso de 2012, cuando fueron 10.3 millones de dólares.

El alimento en polvo es solicitado regularmente por la industria panificadora; se trata de un producto deshidratado con duración de hasta 12 meses de caducidad.

Por otro lado está la versión en líquido, el cual es un producto obtenido a partir del huevo y sus componentes, que pueden estar parcialmente complementados por otros nutrientes.

AXEL SÁNCHEZ