10 de enero de 2013 / 05:12 p.m.

La política de ajuste en el precio de los combustibles en México es positivo, pero insuficiente, por lo que es necesario igualar “inmediatamente” la cotización de la gasolina Premium con la internacional, exhortó el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada.

Al participar en la mesa "“Fortalecimiento de la hacienda pública para impulsar el crecimiento con equidad”", dentro del evento Foro México 2013, el experto calificó como “obsenos” los subsidios a los energéticos en el país, pues resultan regresivos al solo beneficiar a la población con mayores recursos.

Por ello, consideró necesario que se haga un ajuste en el precio de la gasolina Premium e igualarlo con el que se cotiza internacionalmente, y que si bien habría un efecto inflacionario, este solo impactaría a la población que consume ese tipo de combustible.

“"Hay que pensar que solo afectará a los que consumen la gasolina roja; en México solo 38 por ciento usa gasolina”", dijo.

Al mismo tiempo, Luis Foncerrada consideró necesario aplicar un “impuesto verde” a la gasolina en México, pues de cobrar 5 pesos por litro el país tendría la capacidad de recaudar cerca de 400 mil millones de pesos, es decir, dos terceras partes de lo que hoy se obtiene por el IVA.

Respecto a la reforma hacendaria que la nación necesita, el directivo del CEESP respaldó la propuesta de una generalización en el IVA pues dijo que más allá de un asunto recaudatorio se trata de un tema de justicia social.

Aseguró que no es viable que la población que tiene más recursos esté exenta del pago de este impuesto por la tasa cero que mantiene en varios de los productos, como los alimentos.

Si bien explicó que generalizar el IVA incrementará la recaudación tributaria, no se espera que sea de una manera sustancial, pues el tamaño de la informalidad en el país es elevado, lo cual resulta una limitante para ese objetivo.

Comentó que la ausencia de la reforma fiscal ha llevado a que la deuda pública aumente 2.5 por ciento anual, lo que significa que en los últimos cuatro años estos pasivos lleven un incremento de 10 por ciento.

— ALBERTO VERDUSCO