Luis Moreno
30 de agosto de 2013 / 09:00 p.m.

 

Ciudad de México  • La iniciativa privada ve un riesgo de que los grupos de presión que impidieron que se concluyera el proceso de la reforma educativa, puedan hacer lo mismo para impedir la discusión de las siguientes reformas, en particular la energética y hacendaria, indicó Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En conferencia de prensa, en conjunto con varias organizaciones civiles, para fijar su postura en el tema educativo, señaló que lo ocurrido, en el proceso de la reforma educativa, en la cual los legisladores cedieron a las presiones de los grupos que están en desacuerdo, pueda haber sentado un precedente en el cual la violencia sea la manera de actuar para impedir el desempeño de los legisladores.

“Vemos que viene e inclusive los manifestantes, de los propios maestros, en lugar de solamente centrarse en sus primeras demandas hoy ya están sobre una reforma hacendaria y una reforma energética pareciera que en la medida en que van avanzando, van demandando otros temas de los cuales son especialistas o nos es su ámbito, necesitamos dialogar por un México mejor pero dialogando y respetando la ley”, puntualizó.

Sobre la manifestación en contra de la reforma constitucional en materia energética, convocada por Cuauhtémoc Cárdenas, dijo, que ésta debe tener una visión de estado y de lo que la mayor parte de los mexicanos desean, como el empleo y oportunidades de desarrollo.

“Deben tener una visión de estado, que sus propuestas sean en pro de los mexicanos que quieren empleo, que quieren oportunidades y que sí quieren un estado de mayor transparencia y rendición de cuentas. Que sus propuestas se sujeten a ellos y que nunca se privilegien los chantajes”, afirmó.