14 de enero de 2013 / 08:20 p.m.

El problema de las finanzas estatales y la deuda subnacional es complejo, y no es el monto actual lo que debe preocupar sino otras agravantes como el crecimiento desmedido, el grado de compromiso respecto a las participaciones federales y la falta de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio del gasto, explicó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En su mensaje semanal, el presidente del organismo, Juan Pablo Castañón, propuso que para llegar a unas finanzas públicas sanas habrá que revisar la Ley de Coordinación Fiscal que permite en su artículo noveno mejorar la forma en que se asignan créditos; la participación de los ciudadanos como vigilantes a través de consejos ciudadanos, y reorganizar los gastos de las dependencias.

Destacó que “"en el 25 por ciento de las entidades federativas, el nivel de deuda es tan grande, que ni todos los recursos que reciben de las participaciones federales alcanzarían para liquidarla. Los casos extremos son Coahuila, que para liquidar su deuda necesitaría tres veces el monto total anual de sus participaciones en ingresos federales; y Quintana Roo, que ocuparía más del doble de sus participaciones para solventar sus obligaciones financieras”".

El dirigente empresarial sostuvo que para cambiar el panorama que afecta las finanzas del país no debe aumentarse los impuestos, sino que se tienen que reorientar los gastos que hacen las entidades federativas, así como integrar a los ciudadanos en la vigilancia de los recursos; asimismo, dijo, es necesario que en las leyes se revisen los esquemas en que las dependencias pueden acceder a créditos.

 — LUIS MORENO