3 de julio de 2013 / 02:41 p.m.

México• De aprobarse una reforma energética que permita la inversión privada en el sector petrolero, las empresas de la industria química y petroquímica tienen listo un monto hasta de 20 mil millones de dólares para proyectos en los siguientes cinco años.

Dicha cifra es ocho veces superior a los 2 mil 500 millones de dólares que está ejerciendo el sector durante este 2013.

En entrevista con MILENIO, Miguel Benedetto, director general de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), explicó que los más de 20 mil millones de dólares tienen como objetivo la construcción de plantas que permitan darle un valor agregado a los hidrocarburos.

También es probable que las empresas Mexichem, Dupont, Alfa, entre otras, busquen participar en proyectos de gas y petróleo, que serían inversiones adicionales.

Con las plantas se buscará procesar el hidrocarburo que exploten, no comercializarlo en bruto, para elevar hasta cinco veces su valor de mercado.

Insistió en que México requiere una reforma que además de dar una mayor autonomía fiscal y de gestión a Petróleos Mexicanos, permita la participación del sector privado; es necesario que también se tomen en cuenta estrategias que permitan garantizar los recursos naturales en el largo plazo.

¿Qué esperan de la reforma energética?

La participación privada en lo que es extracción de petróleo, gas, refinación y petroquímica. Nosotros estamos interesados en participar en esas aéreas del sector energético.

De aprobarse la reforma energética, ¿cuál sería el monto de inversión?

Este año (2013) estamos invirtiendo 2 mil 500 millones de dólares, pero los requerimientos de capital en el sector petroquímico son altos; nosotros creemos que al menos 20 mil millones de dólares se pudieran invertir en el país. Pero habrá que ver si se crean las condiciones y en cuánto tiempo se pueden materializar esos capitales.

¿Cuándo se verían las primeras inversiones y los primeros resultados?

Las inversiones se aprobarían en 2013 y llevan un proceso largo, una inversión ya materializada en producto no será antes de cuatro años; son cuantiosas y la construcción de las plantas petroquímicos lleva su tiempo.

¿Están interesados en exploración y explotación de hidrocarburos?

Sí.

La entrada a trabajos de hidrocarburos y gas shale, ¿es para autoconsumo?

No, el objetivo es provechar el potencial que tiene el gas shale para utilizarlo como materia prima para desarrollar la industria petroquímica; debemos aprovechar el petróleo para incrementar su valor agregado, generar un mayor número de empleos y elevar la derrama económica y la aportación fiscal.

¿Se busca darles valor agregado a los hidrocarburos?

Hoy el valor de los hidrocarburos transformados en productos petroquímicos puede ser hasta de cinco veces mayor. Por ejemplo, un barril de petróleo procesado en petroquímicos alcanza un costo de 450 a 500 dólares, dependiendo de la cadena.

¿Este valor agregado se dará en las plantas que buscan construir?

Sí, esta plantas lo que harán es tomar el gas, el petróleo y lo transformarán en subproductos. Si no se diera esta inversión (calculada en 20 mil millones de dólares) en plantas no podremos agregarle valor hacia el mercado.

De las empresas que integran la ANIQ, ¿algunas ya expresaron su interés por participar con mayor fuerza en el sector energético?

El interés es generalizado, siempre se busca participar en un área tan importante como ésta, aunque también hay una reserva de conocer cuál será el alcance de la reforma para hacer una manifestación propia de lo que será el potencial de inversiones.

¿Con los cambios en el sector energético se eliminarán las altas importaciones?

No se pretende reducir a cero las importaciones, pero sí reducir el déficit, que ya alcanza los 19 mil millones de dólares al año. Hoy la industria exporta 11 mil millones, por lo que buscamos incrementar las ventas a otros mercados.

Claves

Esquema propio

- Las inversiones actuales en la industria química ascienden a 2 mil 500 millones de dólares.

- Las empresas del sector buscan explotar gas y petróleo, pero no comercializarlos como materia prima, sino procesarlos para elevar hasta cinco veces su valor en los mercados internacionales.

- La ANIQ aglutina a 232 empresas del sector químico, que representan 95 por ciento de la producción privada. Para la asociación, no es relevante si el gobierno federal busca copiar a Brasil, Inglaterra y Noruega, sino que adopte un esquema adecuado a las necesidades del país y otorgue una garantía energética.

NAYELI GONZÁLEZ